Foto: Agencia Enfoque

La Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) concluyó que el impacto de los contaminantes en México ha ocasionado violaciones a derechos como la salud, a un medio ambiente sano e incluso a la información pública.

Por eso, la CNDH ha emitido una recomendación a autoridades federales, estatales y municipales, por medidas irregulares en el transporte público, en combate el cambio climático, desactualización de normas ambientales, así como en el funcionamiento de estaciones de monitoreo atmosférico y medidas para mejorar la calidad del aire.

Jorge Ulises Carmona Tinoco, Sexto Visitador General de la CNDH, anunció que la Comisión Nacional observó diversas violaciones a los derechos humanos, entre las más importantes, la falta de revisiones exhaustivas y actualizaciones de las Normas Oficiales Mexicanas (NOM) en materia de salud ambiental, por lo que recomendó a la Secretaría de Salud la adopción de los estándares de la Organización Mundial de la Salud (OMS), con la finalidad de elevar los parámetros de protección en salud en todo el país.

La CNDH señaló que existen normas oficiales mexicanas sobre los límites máximos de contaminantes que tienen más de 24 años sin ser actualizados, a pesar de los elevados índices de contaminación atmosférica que se han dado.

En este caso, se recomendó a la a Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) y a la Secretaría de Salud armonizar los límites máximos establecidos por la Organización Mundial de la Salud (OMS), “por ser más protectores y estrictos”.

En el documento, destaca que México está entre los países con más muertes causadas por la presencia de contaminación atmosférica urbana entre países de América Latina, y por eso es de gran importancia «proteger a quienes se encuentran con mayor vulnerabilidad como niños, niñas, personas mayores de 65 años de edad, mujeres embarazadas, personas asmáticas, personas con enfermedades respiratorias o crónicas y quienes trabajan al aire libre».

Según la CNDH, el funcionamiento del transporte público urbano en el país y las estaciones de monitoreo se relacionan con el derecho a un nivel de vida adecuado y a un medio ambiente sano; y recomendó a la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa), así como a los gobiernos estatales y municipales, identificar (y en su caso sustituir) a vehículos contaminantes en el transporte público.

También les pide generar información sobre monitoreo, registro y correcta aplicación de programas de verificación vehicular e incentivar alternativas de movilidad al automóvil para concientizar a sus ciudadanos.

El organismo señaló a la Semarnat, junto a la Secretaría de Energía y a la Comisión Reguladora de Energía, de no inspeccionar debidamente que las gasolinas y el diésel distribuidos en todo país cumplan con calidades óptimas desde el 2017.

La comisión explicó que hay una constante y repetida falta de información en diversas estaciones de monitoreo del Sistema Nacional de Información de la Calidad del Aire (SINAICA) así como, la falta de coordinación en ciudades que registraron alta transferencia de contaminantes y de actividades industrias contaminantes como la minería.

 

 


POB/LFJ