Foto: Pixabay

Desde su creación en 1997, las Afores tienen como objetivo ser una herramienta de ahorro para el retiro de los trabajadores mexicanos.

Sin embargo, pocos saben realmente cómo funcionan y por lo mismo, un número incluso menor está al pendiente de su Afore. Esto ha generado que muchas personas duden de los beneficios de este instrumento y por lo mismo que no estén preparándose para su retiro.

De acuerdo con datos de la Comisión Nacional del Sistema de Ahorro para el Retiro (Consar), las Afores administran al cierre de julio de 2018 alrededor de 3.4 billones de pesos en ahorros de los trabajadores.

De acuerdo con el estudio “Las pensiones voluntarias en las economías emergentes”, solo el 8.2% de las cuentas individuales activas reciben aportaciones voluntarias. Esta situación se debe probablemente a que desconocen el funcionamiento y beneficios que ofrecen las Afores.

Para aclarar esos temas, la compañía Principal explica algunas dudas sobre tema:

¿Cómo funcionan las Afores? 

Cuando una persona es dada de alta por primera vez en el IMSS o el ISSSTE, se crea una cuenta individual de ahorro para el retiro. Es importante que el trabajador elija una Afore y la contacte para registrarse. Si no lo hace, la Consar le asignará una de forma automática.

Al trabajador que cotice en el IMSS, se le depositará en su cuenta individual las aportaciones que realice su patrón (equivalentes al 5.150% de su salario base de cotización), el gobierno (0.225% del mismo), así como 1.125% que se deduce de su salario base de cotización, dando un total de 6.5% del salario base de cotización del trabajador.

Para aquel trabajador que cotice en el ISSSTE, las aportaciones son de la entidad o dependencia gubernamental donde labora (equivalentes al 5.175% de su salario base de cotización), y el 6.125% que se deduce de su salario base de cotización para un total del 11.3% del salario base de cotización del trabajador.

De esta forma, las Afores utilizan ese dinero para invertirlo y ganar rendimiento. Toda la información sobre las aportaciones y los rendimientos generados se puede conocer a través del estado de cuenta que las Afores envían a sus clientes 3 veces al año, en enero, mayo y septiembre.

¿Dónde invierten las Afores ese dinero?

Los ahorros de los trabajadores son invertidos por las Afores en diversos fondos de inversión, llamados Sociedades de Inversión Especializada de Fondos para el Retiro (Siefores). Dependiendo de su edad, los recursos de cada trabajador se asignan a una de las 5 Siefores que existen.

Cada Siefore tiene ciertas reglas y límites sobre dónde sí y dónde no invertir los recursos de los trabajadores, los cuales son establecidos por la Consar para dar seguridad y transparencia en el manejo de esos ahorros. Bajo ciertos lineamientos, una persona puede elegir en qué Siefore desea que se invierta su dinero.

Trabajo por mi cuenta. ¿Puedo tener Afore?

La dinámica laboral actual ha llevado a las nuevas generaciones a ser emprendedores o brindar sus servicios por su cuenta (freelancers). No obstante, quienes tienen un negocio propio o son trabajadores independientes también pueden tener una cuenta individual de ahorro para el retiro, administrada por una Afore.

Las cuentas de este tipo gozan de los mismos beneficios que las de las personas afiliadas a algún instituto de seguridad social; la única diferencia radica en que las cuentas de los independientes solamente reciben aportaciones de parte del titular de la cuenta. Estas cuentas pueden también disfrutar de los beneficios fiscales del ahorro a largo plazo.

¿Qué pasa si dejo de cotizar en el IMSS o el ISSSTE?

Si el usuario ya tiene una Afore y deja de cotizar en algún instituto de seguridad social, ya sea porque cambió de trabajo o comenzó a laborar en un lugar donde no recibe prestaciones, puede continuar realizando aportaciones voluntarias para que su dinero siga creciendo.

¿Cómo puedo hacer crecer el ahorro de mi Afore?

A través de aportaciones voluntarias que el usuario puede depositar en su cuenta individual de ahorro para el retiro, en tiendas de conveniencia, sucursales bancarias o con la aplicación Aforemóvil de la Consar.

 

 


POB/LFJ