OPINIÓN: El Día Internacional del Gato

Resulta que los gatos e Internet se relacionan entre sí por temas de mayor cotidianeidad, como la seguridad de sus cajas de arena, cuando estas son “inteligentes”.

Nodo Digital

Me parece que no son pocas las personas que asocian a los gatos con Internet, principalmente gracias a muchos memes y videos. Yo no soy la excepción. Cuando me encuentro ofreciendo una charla informal, si el ambiente lo permite, adapto mi definición de Internet a “Una red de dispositivos interconectados entre sí [mediante tubos rellenos de gatitos] siguiendo protocolos y estándares técnicos definidos de la manera más abierta posible”.

Además, resulta que los gatos e Internet se relacionan entre sí por temas de mayor cotidianeidad, como la seguridad de sus cajas de arena, cuando estas son “inteligentes”. En la actualidad, cada vez existen más dispositivos del día a día que forman parte de la Internet de las Cosas (Internet of Things, IoT), desde cepillos de dientes hasta aspiradoras.

Es cierto que muchos de estos dispositivos aumentan la comodidad de sus usuarios, lo cual sin duda es positivo. En un ánimo de hacer uso de la tecnología con precaución –pero sin miedo– vale mucho la pena reflexionar acerca de los hábitos que tenemos en Internet, particularmente en relación a dispositivos de Internet de las Cosas.

Por ello, vale mucho la pena detenerse a pensar un poco en torno a nuestros hábitos en Internet y en relación a los dispositivos de IoT que tenemos –o planeamos tener– en casa o en la oficina. Organizaciones como Internet Society ofrecen algunas recomendaciones sencillas que pueden aumentar la seguridad de Internet. No olvidamos que a Internet la hacemos todas las personas.

 


POB/PSC