Foto: Agencia Enfoque

Septiembre, además de marcar el mes patrio, marca el inicio de la temporada de antojitos.

Comer no está mal y tampoco el darse antojitos de vez en cuando, lo que hay que recordar al darse dichos antojitos es que, si no se gastan las calorías que se ingieren, se puede subir de peso. Este mes de septiembre, también marca el punto del año en el que se debe ser mas exigentes con la rutina de ejercicio.

Aquí algunos tips para poder mantener, si es que ya existe, una rutina de ejercicios. Si no se tiene una, estos tips pueden servir para iniciarla:

  • Levantarse temprano y activarse. No importa si se tiene sueño, el salir de la cama y hacer ejercicio, ayudará a sentirse mejor.
  • No deje el gimnasio para después, después no va a ir.
  • Cuando esté en el gym, haga lo que tiene que hacer, no más ni menos. Es clásico que como dos días no se hizo la rutina se quiere hacer todo. Eso no solo no sirve, además se expone a lesiones y no ayuda al cuerpo a mejorar.
  • Planear los días en torno al horario de ejercicio, no de la fiesta.
  • Quedar de verse con alguien en la pista o en la alberca, es menos probable que no vaya.

Hay que recordar también, que un kilo de grasa corporal son 7,000 calorías que se consumieron y no fueron utilizadas como fuente de energía. Para “quemarlas” se tendría que hacer entre 12 y 18 horas de ejercicio cardiovascular. Como referencia, una persona de 70 kilos gasta: 320 calorías caminando a paso normal, 490 en spinning y 950 calorías en carrera a velocidad moderada.

Algunos alimentos que se recomienda evitar son:

  • Evitar la crema lo más posible (es pura grasa que no la necesitas).
  • Poner poco queso a los alimentos y preferir el queso panela o el oaxaca.
  • Evitar freir los alimentos o elegir los que no tengan grasa (un tlacoyo o una quesadilla asada en lugar de frita; totopos o tostadas sin grasa).
  • No “bañar” de manera exagerada de moles o jarabes dulces los alimentos.
  • No acompañarlos de pan, bolillo, tortillas, frijoles refritos ni arroz.
  • Elegir platillos con pollo hervido, carne de cerdo o res sin grasa o queso blanco. Evitar las papas, chorizo, queso fundido o carnes con grasa visible.
  • Evitar al máximo el consumo de azúcar y alcohol. Preferible beber agua sola.
  • Recordar que el postre es para quienes comen moderado.
  • Evitar al máximo las botanas.

Por último es importante recalcar que sólo se puede ingerir calorías de más si ya se gastaron. Eso quiere decir: “el gimnasio va antes del pozole”. También hay que dormir bien, los metabolismos descansados pueden lidiar mejor con los excesos que los que no han dormido.

 

 

POB/JMVA