La presión, la promesa y Paco Palencia

Convencido de su estilo de juego, Francisco Palencia, entrenador de Lobos BUAP, afirma que la presión no le afecta y buscarán la permanencia.

Diseño de la entrevista: Sergio Cervantes

Todos los días, Francisco Palencia utiliza la bicicleta para ir de su casa al Estadio Universitario de la BUAP, la que es ya, su segunda casa.

En el vestidor, mientras entrena, o mantiene una charla con sus jugadores, Francisco Palencia, el director Técnico de Lobos BUAP, escucha música rock. Las letras de Metallica, Guns and Roses, Led Zeppelin y Poison, son la motivación en el discurso y la energía para empezar el día.

“Es la pasión con la que lo tocan”, dice «Gatillero» a Poblanerías, cuando se le preguntó sobre su afición al rock. Para el entrenador, este género y su filosofía se comparan. Así como el rock, Palencia dice que cuando lo traslada al terreno de juego, su equipo y él son los autores de los entrenamientos, la táctica, las consigas y los entrenamientos.

Respaldado por Manuel Lapuente, director deportivo de Lobos, Palencia es firme al decir que el principal objetivo es conservar la categoría para el equipo universitario.

Convencido de su estilo de juego, quiere un Lobos “agresivo”, aunque hasta el momento, de 10 encuentros dirigidos, ha tenido con su equipo 7 derrotas, 2 triunfos y 1 empate.


¿Cómo fue el salto de ser jugador a ser director técnico?

A mí desde los 28 años me llamaba ver cómo contrarrestar a los equipos contrarios. Me gusta ver el futbol y ver cómo se comportan, cómo se defienden, cómo se destacan. Un par de años antes de que me retirara, me metí a la ENDIT (Escuela Nacional de Directores Técnicos) a estudiar para entrenador, pero no fue suficiente y seguí con mi camino en Europa, compartiendo con entrenadores, planificando sus juegos. También fui a muchas academias como la del Ajax y Chelsea. Entonces, esa ha sido la transición, me formé en Europa y para esto no hay un título.

Llegas a Pumas, un equipo con el que fuiste campeón, ¿cómo fue el tomar las riendas de ese club emblemático para ti?

Cuando me invitan la primera vez –porque yo me niego dos veces a ir– lo rechazo porque no estaba preparado profesionalmente. Me ofrecieron el equipo tres meses después de retirarme y les dije que no. La segunda vez igual; y la tercera vez, después de ocho meses de la última vez que me lo ofrecieron, ya estaba preparado, llevaba más de año y medio preparándome en Europa y fue cuando decido ir.
La primera temporada calificamos, hicimos buen torneo. En el segundo quedamos a muy poco y en el tercero no nos fue del todo bien. Hubo muchas circunstancias que no nos permitieron aterrizar el equipo. El tema fueron jugadores y a la hora de formar al equipo, ya lo formamos tarde y no iniciamos como nosotros hubiéramos querido.
Foto: Juan Carlos Sánchez Díaz

¿Cómo te sentiste con tu salida de Pumas?

Yo me sentí tranquilo porque siempre dejo el 100%, siempre trato de estar motivando al equipo y que juegue como yo quiero. Eso es importante para el entrenador, que sepas trasmitir tu idea y que ellos puedan desarrollar. Nosotros somos como un director de orquesta, nosotros dirigimos, pero no hacemos el ruido, ellos lo trasmiten.

¿Messi o Cristiano?

Yo no entiendo por qué la gente no utiliza el «y», porque ponen el «o». ¿Por qué no decir Messi y Cristiano? Por qué no comparas a los dos y decir, me gustan las cosas que hace Messi y también estas que hace Cristiano. Yo me rijo más en la vida con el «y» que con el «o»; porque el «o» te limita.

¿Cuál es la palabra que define tu estilo de juego?

En una palabra, definir el estilo de juego, sería complicado. El entrenador no se puede definir con una palabra, el entrenador se define con su identidad, su personalidad; luego, el estilo de juego y el parado del equipo. Un entrenador se define por muchas cosas, no una por una. Pero el estilo de juego que puedo decir, que será el mismo, da igual si juego con 4-3-3 o 4-4-2, como sea, siempre será encontrar hombres libres y espacios libres.

De los jugadores que has dirigido, ¿hay alguno en el que te veas?

Podría ser uno que fue al Benfica, Nico Castillo. Era un chico que siempre quería más y yo siempre quiero más. El chico metía goles y quería ser ganador.

¿Qué opinas de que los aficionados pidan tu salida de Lobos?

Hay una expresión que yo utilizo: «la presión no debe presionarte». Tú te presionas con la presión, ella no hace nada. Yo no me rijo de esa manera, la presión está ahí; siempre he vivido con ella.
Inicié en Cruz Azul y había presión; luego me fui a Chivas y había presión; me voy a España, a la mejor liga del mundo, está la presión; voy a la Selección, hay presión; vengo a Pumas y hay presión.
La presión está ahí, yo sé que está ahí, pero no me presiono. Así es como me rijo. A mí lo que grite la gente, realmente, está en su derecho, porque le puede o no gustar como juega el equipo.
Siempre está la ley de los tres tercios, a la que le caes bien, a la que no le caes bien y a la otra que no te conoce, pero opina. El equipo juega como yo quiero, no hemos marcado los goles que deberíamos marcar y nos han marcado más de los que deberíamos recibir, pero eso no es de merecer, es de hacer.

¿Qué opina Manuel Lapuente de tu proyecto?

Manolo me ha apoyado, todas las semanas estoy con él. Hablamos de la sesión de entrenamiento que voy a hacer, de las cosas que me pueda aportar o ayudar. El siempre ha estado bastante cercano a mi y está al pendiente del equipo. Estamos trabajando todos los días para lograr los objetivos, nunca nos rendimos.

¿Qué hay de la cantera universitaria?

El futbol base de aquí está iniciando. Un par de chicos podrían debutar. Tenemos a dos: Aldo Cruz y José Joaquín Esquivel que son los que cumplen la regla 20/11 [que se refiere a los minutos que deben jugar los menores de 20 años y 11 meses en la Liga].
Foto: Juan Carlos Sánchez Díaz

Si pudieras elegir a un jugador mexicano para dirigir, ¿quién sería?

Me gustaría tener, en este momento, a Rafa Marquez, o Cuauhtémoc, o Luis Hernández. Los elijo porque no conozco a fondo a los futbolistas que actualmente están en la Selección. Los veo jugar pero solo se emite un juicio de lo que sea. A ellos los conozco personalmente, sé lo que me podrían dar en el equipo.

¿Qué es lo que vamos a ver con Lobos en las siguientes fechas?

Lobos va a jugar como lo ha hecho toda la temporada. Ser agresivo, tratar de presionar al rival no dejarlo jugar, también tener la posición de la pelota; terminar jugadas, pues terminamos las jugadas y obtenemos muy poco premio de marcar goles. Generar oportunidades de gol y ser dueño de la pelota la mayor parte del partido.

¿Qué tiene el rock que te motiva?

Es la pasión con la que lo tocan, normalmente, el grupo de rock escribe sus propias canciones, entonces cuando las trasmiten, trasmiten lo que sienten. No voy en contra de los artistas pop, ni de otros géneros, pero la mayoría no canta lo que escribieron. Y en el rock, ellos son los cantautores. Cuando lo traslado al terreno de juego, nosotros hacemos nuestro entrenamiento, nuestra táctica, nuestras consignas y nosotros llevamos los entrenamientos; entonces, es muy similar a lo que nosotros tenemos con música.

Ahora que hablas de pasiones, ¿a quién admiras?

Yo admiro solo a mi padre y a mi madre. Ahora que la situación del equipo no está bien, son los que me sacan adelante, aunque ellos, en paz descansen, no están.

¿Qué le agradeces al futbol?

Que me dio una forma de vida; es un sentimiento. El futbol me ha dado un trabajo, una estabilidad y es mi vida. Difícilmente voy a estar desligado del futbol de aquí a que me muera.

 


POB/LFJ