Las huellas del 19 de septiembre en Puebla

A un año del 19S, varios negocios de la zona de San Alejandro han cerrado por la reubicación del hospital; las escuelas Leona Vicario y Héroes de la Reforma volverán a funcionar.

La reubicación del Hospital de San Alejandro, uno de los nosocomios del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) más importantes de la ciudad, ha ocasionado el desplome de los negocios de la zona, que vivían en torno a las actividades del hospital.

A un año del sismo, el inmueble, que albergaba 420 camas, está abandonado y los daños siguen a la vista. En las inmediaciones, muchos de los comercios, principalmente de comida y papelerías, han cerrado sus puertas y los que quedan, intentan sobrevivir a las bajas ventas.

HOSPITAL SAN ALEJANDRO from Poblanerías en línea on Vimeo.

Al interior del lugar, dos guardias vigilan que no ingresen personas no autorizadas, mientras a su alrededor se observan los restos de lo que algún día conformó las paredes de este recinto de la salud.

Al frente, en la unidad médica de atención ambulatoria el personal labora de manera habitual, señalan que siguen prestando sus servicios y que a sus compañeros los distribuyeron a otras sedes, como La Margarita.

Poblanerías en línea realizó un recorrido por la zona y platicó con algunos de los comerciantes. Doña María de los Ángeles, vendedora de antojitos en la esquina de lo que fue San Alejandro, cuenta que ella se estableció ahí desde la inauguración del hospital.

“Ya es muy poca la gente que pasa, la venta está baja, pero no me voy, ¿a dónde me iría si estoy aquí desde hace 40 años?”.

San Alejandro fue uno de los 17 nosocomios en el estado que sufrió daños estructurales, lo que obligó el desalojo y cierre total de las instalaciones. Diariamente circulaban en sus instalaciones un promedio de diez mil personas.

La mayoría de los negocios –principalmente de comida– han cerrado por bajas ventas. Foto: Juan Manuel Vargas Alvarez

El emblemático hospital, cuyas especialidades eran las Gineco-Obstetricia y Pediatría; no solo atendía a pacientes de Puebla; algunos venían de Oaxaca, Veracruz y Tlaxcala.

Tres días después del sismo, Enrique Peña Nieto, presidente de México, anunció que el hospital sería demolido y que el gobierno federal construiría “uno o dos hospitales” para atender la demanda.

Sin embargo, desde ese anuncio, el proceso de reubicación del hospital ha ido lenta. Tres meses después del sismo, el IMSS, a través de Enrique Doger, entonces delegado en Puebla, informó que se usarían las instalaciones del hospital CIMA, ubicado en la zona de Angelópolis, para el nuevo San Alejandro.

Tanto Doger como Peña aseguraron que el nuevo hospital estaría listo en 2018, pues ya tenían la edificación. Pero, de acuerdo con la licitación el IMSS, estará listo hasta abril de 2020.

“Ya no vienen a quitar placas”

Alejandro Cortés, propietario de una de las cafeterías cercanas, platicó que desde el desalojo del hospital, las ventas cayeron hasta en un 90%.

Ante la reubicación del hospital platica que sí ha considerado mudar su comercio, pues la zona luce deshabitada ante la falta de clientela; y también es insegura.

El propietario dijo que la inseguridad persiste en las calles de la 10 poniente y la 27 norte, y que existe poco patrullaje. No hay patrullaje, no viene la policía, es más, ya ni siquiera vienen los de tránsito a quitar placas”, comenta.


Héroes y Leona Vicario volverán a ser escuelas

Las escuelas Leona Vicario, Juan N. Méndez y la Héroes de la Reforma tuvieron daños estructurales a causa del sismo y fueron inhabilitadas como espacios educativos.

Sismo 19S en Puebla imágenes del Centro Histórico from Poblanerías en línea on Vimeo.

Incluso, Patricia Vázquez del Mercado, entonces secretaria de Educación, había dicho que, en el caso de la Héroes de Reforma, el inmueble ya no podrían ocuparse como escuela debido a los daños severos y el riesgo de desplome ante un nuevo temblor.

Sin embargo, un año después, los trabajos de reconstrucción han culminado y los edificios volverán a ser escuelas, confirmó Ignacio Alvízar, actual secretario de Educación.

“Regresarán a clase cuando las escuelas estén terminadas. Sé que el CAPCEE hizo un recorrido en días pasados. Las escuelas que no están funcionando en este momento, paulatinamente, nos la irá entregando en su momento y nosotros iremos a hacer la reanudación de las clases en sus instalaciones originales”, declaró el secretario.

Hasta el momento, en el estado, 8 mil estudiantes continúan recibiendo clases en instalaciones educativas alternas, en espera de que sus escuelas sean entregadas.

El Colegio de San Jerónimo durante la restauración. Foto: Juan Manuel Vargas

Además de las nueve escuelas de educación básica con daños estructurales en el centro histórico también se cuentan los inmuebles de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla (BUAP).

Alfonso Esparza, rector de la BUAP informó que el edificio conocido como Colegio San Jerónimo, en la 3 Oriente 403, que albergaba la Facultad de Psicología fue intervenido para su restauración.

Los universitarios ahora tomarán clases en el Edificio Silos, en 3 Oriente 1413 y el edificio del centro seguirá siendo parte de las instalaciones de la Facultad de Psicología, el cual, una vez restaurado y adecuado con todas las medidas de seguridad, será destinado para el posgrado.


Continúa reconstrucción del Alfeñique

De los 18 inmuebles históricos y culturales que resultaron afectados por el sismo de septiembre del año pasado en Puebla, únicamente está pendiente la reapertura de La Casa de Alfeñique.

La UNESCO trabaja en la reconstrucción de la Casa de Alfeñique. Foto: Juan Manuel Vargas

Para su rescate y conservación, la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco) destinó 500 mil dólares; y publicó la licitación para su rehabilitación.

En este museo de la zona del Parián, se lleva a cabo el reforzamiento estructural en los tres niveles, inyección de fisuras con aguacal y resina, consolidación de muros, argamasas, retiro o sustitución de aplanados y pintura dañados. 

 

Texto: Lizeth Flores Jácome
Video: Juan Carlos Sánchez
Fotografía: Juan Manuel Vargas

 


POB/LFJ