La dirigencia estatal de Morena en Puebla, se deslindó de la presunta propaganda negra distribuida en contra de Martha Erika Alonso, y sostiene que se trata de una estrategia que solo pretende desacreditarlos.

Gabriel Biestro, líder del partido, negó que sean los autores intelectuales y materiales de los volantes tirados en el centro de la ciudad y sostuvo que cuando han entregado material impreso, lo hacen de frente a la ciudadanía y no a escondidas.

«En Morena no aventamos eso, es más ni sabía de la existencia, cuando tengamos esos volantes los vamos a entregar en mano y viendo a la cara a la ciudadanía, no los vamos aventar así, como tampoco mensajes que inciten al odio».

Biestro denunció que la oposición encabezada por la dirigencia del PAN, que protege a la esposa de Moreno Valle, busca generar la percepción que en Morena son capaces de recurrir a la guerra sucia, como lo hacen los partidos políticos tradicionales.

POB/PSC