En el mensaje por su último informe de Gobierno, Enrique Peña Nieto, presidente de México, admitió que, durante su sexenio no se alcanzó el objetivo de recuperar la paz en el País.

«No alcanzamos el objetivo de recuperar la paz y seguridad para los mexicanos en todos los rincones. Para hacer realidad este anhelo, se requerirá un esfuerzo sostenido por largo tiempo apoyado por recursos públicos».

Enrique Peña Nieto aseguró que el debilitamiento de los grandes grupos criminales dio lugar a que surgieran más bandas que no lograron contener las corporaciones de Policía y habló de la reforma para tener policías únicas en los estados.

“Desde noviembre de 2014 promoví una reforma constitucional para establecer 32 policías estatales únicas, sólidas y confiables en las entidades federativas (…) a pesar de que esta iniciativa no prosperó en el Congreso, sigo convencido de que el fortalecimiento de las policías locales es indispensable para lograr un auténtico Estado de Derecho”.

Explicó que durante su sexenio se fortalecieron sistemas como el penal acusatorio el cual es “perfectible, pero ha sido el cambio más importante en más de un siglo”.

El presidente defendió su gobierno y destacó que el combate al crimen organizado se ha realizado con el uso legítimo de las fuerzas del Estado y señaló la labor del Ejército, la Policía Federal y la Marina, así como de la Procuraduría General de la República (PGR) y el CISEN.

Además de la seguridad, Peña Nieto también habló de las reformas estructurales y el desarrollo económico del País.

Sobre la educación, el presidente dijo que era necesario “recuperar la rectoría del Estado”, evitando que siguiera como “rehén de intereses particulares e ilegítimos”.

Aseguró que México estaba rezagado en contenidos educativos, calidad de enseñanza, y equipamiento de escuelas, por eso se promovió la reforma en el sector.

«Sembramos la semilla del cambio más importante de la educación pública en México en los últimos 60 años «.

Aunque Peña Nieto ha defendido la reforma educativa, Andrés Manuel López Obrador dijo que la echará abajo.

Sobre el desarrollo económico, Peña Nieto dijo que su gobierno trabajó para crear una ruta con tres ejes: consolidar la estabilidad macroeconómica, elevar la competitividad económica y el desarrollo regional.

“Los mexicanos lo sabemos bien: sin estabilidad económica no hay desarrollo posible”.

Destacó que debió tomar “decisiones difíciles e impopulares” como la Reforma Hacendaria o eliminar el subsidio a la gasolina.

En cuanto al combate a la pobreza, el presidente aseguró que durante su gobierno 2 millones de personas salieron de la pobreza extrema, y que a través de programas como Prospera y la Estrategia Nacional de Inclusión ayudaron a la población con menores recursos a formar parte de la fuerza laboral.

«Se enfocaron los esfuerzos de las dependencias federales y gobiernos locales en atender simultáneamente las carencias sociales que son causa y consecuencia de la pobreza. La estrategia ha contribuido a que las personas concluyan y certifiquen conocimientos, lo que les abre nuevas oportunidades laborales».

De continuar en este ritmo, dijo, México erradicará la pobreza extrema antes de que concluya la siguiente década.

 

 


POB/LFJ