Foto: NASA

El ojo del huracán Florence ha tocado tierra con vientos de 150 kilómetros por hora en el este de Estados Unidos, causando inundaciones y lluvias en todas las ciudades de la costa de Carolina del Norte.

Aunque el ciclón se degradó a categoría 1 sobre 5 el jueves por la noche, las autoridades no disminuyeron la alerta y han advertido a la población sobre los posibles serios daños que este podría causar, a aproximadamente 10 millones de estadounidenses.

Durante el día y noche de este viernes 14 de septiembre, el Centro Nacional de Huracanes prevé inundaciones catastróficas y prolongadas en las Carolinas, y conforme el ciclón avance hacia el norte, donde se encuentran los Apalaches, se reducirá su fuerza.

Hasta el momento no se tienen reportes de que se hayan producido víctimas mortales, pero el ciclón ha dejado importantes destrozos e inundaciones, aproximadamente 400,000 personas se han quedado sin luz en el sureste de EUA.

El Centro Nacional de Huracanes también informó que la “peligrosa marejada” ciclonica causará que áreas que son normalmente secas se inunden por un aumento del nivel del mar que podría alcanzar entre 2,4 y 7 metros de altura, con posibles “grandes destructoras olas”.

POB/PSC