Jair Bolsonaro se convirtió este domingo 28 de octubre en el presidente electo de Brasil, tras ganar con el 55 por ciento de los votos a su competidor Fernando Haddad, quien apenas alcanzó el 44 por ciento de la preferencia electoral.

La campaña brasileña se desarrolló en medio de discursos con misoginia, racismo y homofobia, así como acusaciones por actos de corrupción y manipulación de la tecnología para la difusión de noticias falsas.

Bolsonaro, en su primer discurso como presidente electo, aseguró que su mandato estará centrado en pacificar al país y actuar con mano dura y firme contra cualquier acto desleal.

Asimismo, prometió realizar las reformas económicas necesarias para romper “el ciclo vicioso de crecimiento de deuda” y defender los derechos de los humanos.

“Lo que ocurrió en las urnas no fue la victoria de un partido, sino la celebración de un país por la libertad”, recalcó Bolsonaro.

En su turno, Fernando Haddad advirtió que no dejará solos a los 45 millones de votantes que lo respaldaron durante la jornada electoral, por lo que representará y vigilará que los derechos de las personas no sean transgredidos.

"Una gran parte de la población diverge de la mayoría y merece respeto", agregó Haddad, quien fue postulado por el Partido del Trabajo (PT), luego que inhabilitaron y encarcelaron a Lula da Silva por presuntos actos de corrupción.

--
POB/AAG