La Caravana Migrante - que salió la madrugada de este domingo de Ciudad Hidalgo con rumbo a Tapachula – llegó la tarde de este domingo al albergue temporal, situado en Expo Mesoamericana.

En el camino, las personas que viven en las orillas de la carretera estuvieron ofreciendo agua en bolsas de plástico, que los propios migrantes pedían que se proporcionaran de manera prioritaria a los numerosos niños que forman parte de la caravana.

A lo largo del recorrido de casi 30 kilómetros, el contingente se comenzó a separar y a disgregar, especialmente quienes llevaban niños, algunos de ellos en carriolas.

Mientras que a la vanguardia del contingente había una ambulancia de la Cruz Roja que acompañaba la caravana, así como observadores de las comisiones Nacional y Estatal de Derechos Humanos, hacia el final había acompañamiento de la Policía Federal.

Durante el camino, entre los propios migrantes se escucharon versiones en el sentido de que en el refugio temporal, ofrecido por las autoridades, se les detendría a todos para deportarlos. Sin embargo, la versión es del todo falsa y los propios migrantes la atribuyeron a los guatemaltecos presentes en la caravana, a quienes describen como “muy desconfiados”.

--

POB/AAG