Imagen: Wikimedia

Este 18 de octubre se conmemora la matanza de Cholula, que fue realizada por Hernán Cortés, el conquistador español y sus aliados Tlaxcaltecas y Totonacas, quienes al sospechar de una posible emboscada en esta ciudad aliada de los Mexicas, decidieron atacar, matando, saqueando y tomando rehenes a los pobladores.

Hernán Cortés, en su camino hacía Tenochtitlán, se hizo aliado de los Totonacas en Zempoala y de los Tlaxcaltecas, que a su vez eran enemigos de los Mexicas, el imperio que gobernaba a la mayoría de los pueblos de las tierras centrales de lo que ahora es México.

El español se encontraba en Tlaxcala, con quienes recientemente había logrado una alianza, cuando recibió a los mensajeros de Moctezuma, el emperador Mexica que residía en Tenochtitlán. Fue invitado por ellos a la ciudad de Cholula para continuar su camino en dirección a la capital del imperio.

Cholula era una ciudad aliada de los Mexicas, por lo que estaba enemistada con Tlaxcala. Cuando Hernán Cortés llegó a Cholula, fue recibido por una comitiva de gobernantes y sacerdotes, que les pidió a los Tlaxcaltecas y Totonacas quedarse afuera de la ciudad, pues no eran bienvenidos.

Cortés sospechó que los Mexicas estaban planeando una emboscada en su contra, y dos días después de haber llegado a Cholula, el 18 de octubre de 1519 se adelantó y lanzó un ataque a la ciudad.

Los españoles encabezaron este ataque que tomó desprevenidos a los habitantes y gobernantes de Cholula, diversas fuentes indican que duró aproximadamente 6 horas y estiman que en él murieron aproximadamente 6 mil cholultecas. La ciudad fue saqueada y muchos habitantes fueron tomados como rehenes.

Después de esto, Hernán Cortés obligó a los cholultecas a comprometerse a adoptar la fé católica y renunciar a sus creencias.

--

POB/PSC