Para describir esta película de Chivas vs Lobos, hay que definir los múltiples protagonistas. Empecemos por los porteros: de un lado, un consentido de la afición visitante el “Gigante” Gudiño que con un reciente llamado a la selección nacional, hace sentir orgullosa a su grada. En la casa de enfrente Toño Rodríguez que desde su mención en el sonido local, el visitante hizo saber que a los ex, no se les tiene ni piedad y mucho menos cariño.

Pasemos a los centrales, “Maza” y Pereira, el rayado sobrio mientras que el lobo rígido y metiéndose en problemas desde el minuto siete, que por un mal control que casi termina en una anotación de Pulido. Sin embargo el capitán se redimió, de Maza pasó a Messi, bueno al menos durante 15 metros, control por el centro del campo para encontrar a Bryan Ravelo que a su vez mando un centro cruzado que Leonardo Ramos, sin dudarla, mando cantar el Gol por toda la grada al 12’.

Como toda película, siempre están los directores, por un lado Paco que le gritaba a Rodríguez: “Toño con presión reviéntala” sin embargo para este director, un productor Ramos que pedía algo diferente “Toño hacia las bandas abrimos”.

«¡Vaya!» ha de haber pensador Toño, al final una larga y otra corta para satisfacer a los 2.Del otro un director extranjero, Pepe Cardozo, que sin productor en la cancha solo hacia muecas, jugaba con su manos y cuando los laterales perdían el balón, hacia el gesto de ”sencillo, toca en corto”.

Pero mucha descripción de lo de afuera, esta película llamada chivas contra Lobos comenzó a jugar con los matices y los puntos de clímax, el actor principal Pulido por segunda vez estrelló el balón contra Rodríguez y en segunda oportunidad las chivas mandaron el balón al poste.

Foto: Juan Manuel Vargas

Pasando el 30’ todo mundo cedería el protagónico y pasarían a ser actores secundarios, una transición entre este ocaso del primer tiempo y la explosión del inicio del segundo.

El segundo capitulo de la película vino acompañado por cambio en los protagonistas, aunque el canon dice que cambiar a los actores puede ser perjudicial para las segundas partes, para Pepe Cardozo fue necesario refrescar ideas, cambiar temáticas, algo más dinámico, y vaya que su equipo cumplía con toques de primera y pases rápidos, pero aún faltaba ese último acto que les diera el del empate.

Como buen acto tuvo suspenso, la acción comenzó desde el 50’ de ahí fueron 3 minutos de planeación de pelota parada, primero un tiro libre y luego un córner. Pulido sirve el balón a la hoya para que Pereira sin intención pusiera un último pase para Hedgardo Marín que firmaría el empate.

Foto: Juan Manuel Vargas

Posterior a eso Chivas recaló como principal durante gran parte del segundo tiempo, latigazos y toques hacían pensar en un guión escrito para que los visitantes se llevaran los tres puntos.

Sin embargo, Toño Rodríguez estaba en el fondo para evitar precipitaciones. Al 70’ Lobos recuperó los papeles, dividió el protagonismo, pero aún sin claridad, de ahí el juego se volvió repetitivo, latigazo de lobos o desborde por las bandas con Las Chivas como protagonistas, ambos intentos con el balón finalizando en los guantes de los porteros.

Así hasta al final de la película, una película que prometía ser un Blockbuster pero al final quedará como una más.

 

 

 

 

 

 


POB/JCSD