Este fin de semana, el expresidente de Perú, Alan García, solicitó asilo en la embajada de Uruguay en Lima, tras una investigación que lo tiene en la mira por supuestos sobornos pagados por la constructora Odebrecht.

El expresidente tiene una prohibición de salir de Perú durante 18 meses, mientras continúa el curso de la investigación que lo vincula con la brasileña Odebrecht en la construcción de la primera línea del metro de Lima durante su segundo mandato de 2006 a 2011.

Alan García solicitó asilo conforme a la Convención sobre Asilo Diplomático de 1954, de la cual Perú y Uruguay son parte. La petición será revisada por el Embajada y autoridades uruguayas.

Perú es uno de los países más afectados por la corrupción de Odebrecht, pues incluye el pago de 29 millones de dólares en sobornos a lo largo de gobiernos peruanos: Alejandro Toledo (2001-2006), quien huyó a Estados Unidos y ahora enfrenta un pedido de extradición; Ollanta Humala (2011-2016), quien estuvo preso nueve meses con su esposa Nadine; y Pedro Pablo Kuczynski (2016-2018), quien renunció en marzo agobiado por denuncias de corrupción. Además de Alan García (2006-2011).

POB/AAG