Una investigación del New York Times dio a conocer que un día después del asesinato del periodista Javier Valdez (mayo 2017), los teléfonos móviles de sus colegas fueron atacados con el software de espionaje Pegasus

La publicación indicó que un grupo de colegas, cercanos al reconocido periodista de investigación y escritor establecido en Culiacán, Sinaloa, recibió mensajes de texto que informaban la detención de los homicidas, lo que generó sospechas entre los usuarios.

El análisis de Citizen Lab, indicó que los mensajes que recibieron, buscaban infectar los teléfonos móviles con el software de espionaje Pegasus, desarrollado por NSO group, una compañía de armas cibernéticas israelí.

Al hacer click en el enlace que se envía por mensaje, los periodistas habrían activado un programa capaz de leer los mensajes encriptados, revisar correos electrónicos y activar la cámara y micrófono del móvil.

El software Pegasus fue adquirido por el gobierno de México, con el compromiso de utilizarlo únicamente para intervenir las comunicaciones de terroristas o delincuentes, pero una investigación, con análisis forense de Citizen Lab, demostró que los teléfonos de periodistas, activistas y defensores de derechos humanos, fueron intervenidos con este programa.

La empresa israelí aseguró que se atiene a un estándar NSO Group aseguró que monitorea el mal uso de su software y que interviene para evitar que los clientes lo usen contra personas que no son parte del tipo de objetivos de espionaje permitidos. Sin embargo, incluso después de que se diera a conocer el uso sospechoso en febrero de 2017, los operadores en México pudieron continuar con el espionaje ilegal.de cumplimiento ético y regulatorio y toma en serio cualquier acusación sin importar de donde viene.

--
POB/PSC