Los diputados locales le dan la vuelta al veto que el gobernador realizó a las reformas de la Ley Orgánica Municipal, que tenían como fin de evitar otra “Ley Banck”, y propusieron una nueva reforma, la cual considera que en caso de ausencia del edil, el Cabildo podrá nombrar al sustituto, pero si no hay acuerdo, el Congreso hará la designación del presidente municipal, en el término de quince días naturales.

Por unanimidad de votos se aprobó esta nueva reforma, por lo que se enviará al titular del Ejecutivo para su promulgación correspondiente.

José Juan Espinosa Torres, coordinador de la bancada del PT, presentó dicha iniciativa, en su exposición de motivos dijo que es una prioridad el devolverles sus facultades a los ayuntamientos, ya que “les fueron arrebatadas en el gobierno anterior”, por lo que señaló que se garantizará la autonomía municipal “que fue violentada en el régimen morenovallista” y advirtió que esta LX Legislatura no está de adorno y buscará los cauces legales federales para que se hagan valer estas modificaciones jurídicas.

Al tomar la tribuna, el diputado Oswaldo Jiménez López argumentó que el voto de los panistas sería a favor, por que ahora si se daba cumplimiento al procedimiento.

En tanto, el coordinador de la fracción del PANAL, Gerardo Islas Maldonado, celebró que haya una respuesta a las observaciones del ejecutivo, ya que, con ello, se da el primer paso para establecer verdaderos puentes entre el ejecutivo y el legislativo y “establecer un diálogo entre ambas instancias”.

POB/PSC