Áreas de baja concentración de ozono sobre la Antártida en septiembre de 2000 (i) y septiembre de 2018 (d). Imagen: NASA

Un nuevo informe de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) indica que la capa de ozono que protege a la Tierra comienza a recuperarse del daño causado por aerosoles y líquidos de refrigeración.

El informe, presentado el lunes, señala que existió una reducción entre el 1% y el 3 % en la emisión de sustancias que destruyen el ozono atmosférico. De seguir con esta tendencia, la capa de ozono se recuperará para 2060.

A finales de la década de los 70, los científicos alertaron sobre el adelgazamiento de la capa de ozono, provocado principalmente por sustancias químicas.

El reporte de ONU explica que la capa superior de ozono sobre el hemisferio norte estará reparada en el año 2030 y el agujero en el Antártico desaparecerá en 2060. Para el hemisferio sur, la recuperación –se estima– será en 2050.

Paul Newman, científico jefe de la Tierra en el Centro de Vuelo Espacial Goddard de la NASA, calificó como “buenas noticias” a la información publicada.

“Si las sustancias que agotan la capa de ozono hubieran seguido aumentando, habríamos visto enormes consecuencias. Lo detuvimos (…) si no se hubiera hecho nada para frenar el adelgazamiento, el mundo habría destruido dos tercios de su capa de ozono para 2065”.

La capa de ozono, que protege a la Tierra de los rayos ultravioleta, se ve afectada por el uso de sustancias químicas llamadas clorofluorocarbonos (CFC), que liberan cloro y bromo. En 1987, varios países acordaron participar en el Protocolo de Montreal para erradicar los CFC.

El peor nivel de afectación se registró en la década de 1990; sin embargo, desde el año 2000, la capa de ozono ha tenido una recuperación.

La capa de ozono comienza a unos 10 kilómetros sobre la Tierra y se extiende hasta 40 kilómetros; es una combinación incolora de tres átomos de oxígeno.

 

 


POB/LFJ