Por enésima vez, la tribuna del Congreso de Puebla fue escenario de las diferencias entre los diputados de los bloques de la coalición “Juntos Haremos Historia”, encabezada por Morena y la alianza por “Puebla al Frente” del PAN y sus aliados, ahora escudados bajo el argumento de una supuesta censura por parte de la Mesa Directiva, presidida por el petista José Juan Espinosa Torres.

La trifulca provocó la suspensión de la sesión plenaria de este miércoles, dejando pendientes las aprobaciones e intervenciones enlistadas desde el inicio de la jornada en el Palacio Legislativo local.

 

Momentos antes de aprobar por mayoría de votos, la donación del inmueble histórico que albergaba el exhospicio de Puebla –cuyo inmueble pretendía venderse por parte del gobernador José Antonio Gali Fayad a un grupo de empresarios, así como convertir en deuda pública los Proyectos para la Prestación de Servicios (PPS) – los diputados de Morena y sus aliados de Encuentro Social (PES) y Partido del Trabajo (PT) acusaron al bloque opositor de la coalición “Por Puebla Al Frente”, de no contar con argumentos jurídicos para respaldar el debate legislativo, incitando a la agresión y el desorden.

Encabezados por Gerardo Islas y Marcelo García Almaguer, María del Carmen Saavedra, Rocío García Olmedo, Javier Casique, entre otros, encararon al presidente del Congreso local, Gabriel Biestro Medinilla para que pusiera orden como máxima autoridad en el Congreso Local, pero no sucedió así.

En medio de gritos y acusaciones mutuas, los diputados integrantes de las fracciones parlamentarias del PAN, PRD, MC, CPP, PANAL y PRI, tomaron la tribuna en el pleno para exigir que el presidente de la Mesa Directiva, José Juan Espinosa Torres diera la palabra a su homóloga panista Mónica Rodríguez Della Vecchia, pues se sintió aludida cuando se abordó el tema anterior sobre el considerar los Proyectos de Prestación de Servicios (PPS) como deuda pública.

En ese momento, José Juan Espinosa se refirió al Tren Turístico como “pinche tren” pues también fue construido a través de PPS.

“Tengo el uso de la palabra porque tengo el derecho de decir que me sentí aludida, tengo el derecho y no me parece que en esta tribuna utilicen palabras altisonantes porque esta es la casa del pueblo y la tenemos que respetar. Tuve la oportunidad de ser diputada federal y jamás conducida la mesa por distintos presidentes de distintas fuerzas políticas hubo faltas de respeto en la tribuna y jamás se ocuparon palabras altisonantes”, argumentó la propia diputada panista.

Sin embargo, las acusaciones subieron de tono cuando el diputado del PRI, Javier Casique Zárate, exigió el uso de la tribuna por “alusiones personales”, para lo cual fue respaldado por los integrantes de su partido y el bloque del PAN.

Ante ello, José Juan Espinosa negó el uso de la voz en la máxima tribuna del Estado de Puebla, bajo el argumento que su nombre no había sido citado durante el debate.

En ese momento, los integrantes de la Mesa Directiva solicitaron la votación para exhortar al gobernador Antonio Gali a donar el inmueble, lo que provocó la reacción de la oposición encabezados por el panista Marcelo García Almaguer quien increpó a José Juan Espinosa Torres, y a quien le espetó: “el Congreso es la casa del pueblo y no del presidente de la Mesa Directiva”.

Ya instalados en el frente de la tribuna del Congreso local, los diputados del Frente acusaron una supuesta “Ley Mordaza” por parte del petista, por no ceder la palabra a sus compañeros del PAN y PRI, lo cual enfadó los 18 diputados para quedarse en la tribuna hasta que se dio por terminada la sesión, la cual será reanudada el próximo miércoles 21 de noviembre.

Al ver que la votación del punto de acuerdo seguía su curso, el panista García Almaguer le desconectó el micrófono al presidente de la Mesa Directiva, y fue secundado por Gerardo Islas, quien le arrebató el micrófono para que no siguiera con la sesión.

El propio García Almaguer, tomó la campana que se usa en las sesiones legislativas para resonarla de manera irónica en varias ocasiones.

Pese a los intentos, la votación para exhortar al gobernador a donar el inmueble El Hospicio fue tomada y finalmente aprobada con 24 votos a favor 2 de ellos fueron del PRI -Casique Zárate- y Juan Pablo Kuri, del Verde Ecologista.

Posteriormente, los diputados Islas Maldonado y García Almaguer pidieron al presidente del Congreso local, Gabriel Biestro Medinilla la destitución de Espinosa Torres.

En contraparte, tanto Biestro como Espinosa Torres, evidenciaron que estos hechos bochornosos, son una muestra más de la desesperación de la caída del régimen de Rafael Moreno Valle en Puebla.

--
POB/AAG