La Secretaría de Gobernación federal informó que, en coordinación con autoridades locales del Estado de Baja California, logró contener al grupo de casi 500 migrantes que, intentaron cruzar la frontera de México con Estados Unidos, en el paso fronterizo de El Chaparral, Tijuana.

Esta dependencia reiteró que a través del Instituto Nacional de Migración (INM) se procederá a deportar inmediatamente a las personas plenamente identificadas que participaron en estos hechos violentos.

Respecto a la reacción de las autoridades norteamericanas para rechazar el ingreso de los centroamericanos a su territorio, esta dependencia afirma que no se reportan heridos por arma de fuego.

A través de la Segob, el Gobierno de México informó que no desplegará fuerzas militares para enfrentar este problema, pero reforzará los puntos fronterizos donde las personas irrumpieron en su intento por ingresar ilegalmente a los Estados Unidos.

Al día de hoy, el número de personas que conforman la llamada caravana migrante es de 8,247. De estas, 7,417 se encuentran en el estado de Baja California, ubicadas en los municipios de Mexicali y Tijuana.

Asimismo, se informa que, de los 830 centroamericanos adicionales, 424 se encuentran ubicados en el albergue de Tláhuac, en la Ciudad de México; 253 transitan por el Estado de Sinaloa hacia Sonora; y 153 se trasladan por sus propios medios a la frontera norte del país.

En este contexto, cerca de 2,000 centroamericanos que integraban las distintas caravanas han obtenido el apoyo del INM para su retorno voluntario asistido.

--

POB/PSC