Autoridades de Japón detuvieron a Carlos Ghosn, presidente de la alianza Nissan-Renault, por el presunto delito de evasión fiscal, informaron este lunes en la ciudad oriental de Tokio.

En tanto, la automotriz japonesa anunció el despido de Carlos Ghosn y del director representativo, Greg Kelly, quienes durante varios meses reportaron remuneraciones inferiores a la cantidad real ante la Bolsa de Tokio, cuyo recurso presuntamente se utilizó para uso personal.

En un comunicado, Nissan Motor Co Ltd informó que el presidente ejecutivo Hiroto Saikawa propondría al consejo de Nissan cesar a Ghosn y Kelly. El anuncio se realizará la noche de este lunes en Tokio.

Las acciones de Renault caían un 13 por ciento en París, situándose entre las de peor comportamiento en el índice europeo STOXX. Los títulos de Nissan que cotizan en Alemania perdían un 12 por ciento.

Ghosn es una de las figuras automotrices más relevantes del mundo. Nació en Brasil, de ascendencia libanesa y ciudadano francés. Comenzó su carrera en Michelin en Francia, siendo después contratado por Renault. Pasó a Nissan en 1999 después de que Renault comprara una participación de control y se convirtió en su presidente ejecutivo en 2001. Ghosn se mantuvo en ese cargo hasta el año pasado.

En junio, los accionistas de Renault aprobaron una remuneración de 7,4 millones de euros para Ghosn por 2017. Además, recibió 9,2 millones de euros en su último año como presidente ejecutivo de Nissan.

POB/AAG