Rodrigo Abdala, próximo coordinador de las delegaciones del gobierno federal en Puebla, consideró que la sociedad está criminalizando a la actual alcaldesa de la capital del estado y aseguró que la inseguridad y los índices de violencia que se viven en la ciudad de Puebla, son un problema heredado por la administración de Luis Banck a Claudia Rivera Vivanco.

Abdala señaló que la edil ya implementa estrategias de inseguridad para revertir la espiral delictiva, incluyendo la participación de la Fiscalía General del Estado, la Secretaría de Seguridad Pública, así como la Secretaría General de Gobierno, las cuales serán reforzadas con la estrategia de seguridad que se implementarán desde la administración de Andrés Manuel López Obrador.

En este sentido, Abdala adelantó que Puebla será prioridad para el presidente –hoy electo-, el cual «trabajará de la mano con autoridades locales para atender este lesivo fenómeno social» –la inseguridad-, particularmente en municipios de alta incidencia delictiva y en donde también prevalece el robo de combustible, incluyendo la presencia del crimen organizado.

POB/PSC