El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, sostuvo que mantendrá la relación con Arabia Saudita pese a los señalamientos contra las autoridades civiles en el asesinato del periodista Jamal Khashoggi.

La relación con Washington llegará, incluso, si el príncipe heredero Mohamed bin Salman es señalado como responsable del homicidio del periodista, quien presuntamente fue ultimado al interior de la embajada saudí y cuyos restos fueron desmembrados.

En un comunicado de la Casa Blanca, Donald Trump enumeró las razones que hacen esa alianza estratégica: la lucha contra el enemigo común Irán, el combate contra el “terrorismo islámico radical”, la compra de armas estadounidenses o igualmente la estabilidad de los precios del petróleo, del que Riad es el primer exportador mundial.

Según Trump, las agencias estadounidenses de inteligencia “continúan analizando toda la información”. Pero varios medios de prensa estadounidenses, entre ellos el Washington Post, con el que Jamal Khashoggi colaboraba, han reportado que la CIA ya no tiene dudas sobre la culpabilidad de Mohamed bin Salmán, el poderoso hijo del rey saudita.

Khashoggi, que vivía en Estados Unidos, fue asesinado el 2 de octubre en el consulado saudita de Estambul.

“Entiendo que hay miembros del Congreso quienes, por razones políticas u otras, quisieran ir en una dirección distinta, y son libres de hacerlo”, afirmó Trump en su comunicado.

--
POB/AAG