OPINIÓN: Huerta, Díaz, Ruta 3, GobEdo y la posverdad

¿De verdad el gobierno cree que los audios –tipo bot– que “mandan” a los noticiarios de radio, nos los creemos?

jcsd-header

Estamos poniendo atención –probablemente demasiada– al lado equivocado. Nos hemos estado dando de cachetadas por las “noticias falsas” distribuidas en las redes sociales; y no estamos analizando u observando las publicadas en los medios tradicionales.

Resulta que cada martes y jueves, almuerzo con mi colega de profesión, Pepe Flores; en una especie de “aquelarre catedrático”, para discutir cómo hacer sufrir… perdón, cómo mejorar el proceso enseñanza—aprendizaje, con los alumnos.

En las reuniones, que normalmente suceden en los Tacos Lalo, la señora siempre tiene las noticias con un conductor de radio, que por el momento omitiré el nombre.

Ahora, por las mañanas, es costumbre que, Lizeth Flores y yo, mientras nos alistamos para ir a trabajar, pongamos la radio o tv, igual en estaciones que por el momento omitiré.

Diario escuchamos cómo gente de la audiencia, llama a estos conductores, para comentarles algún suceso. Quejas, urgencias médicas, tráfico y hasta simplemente, algo curioso. Pareciera que ya desarrollamos un oído sobre la autenticidad de estas llamadas o audios por WhatsApp.

En otro aderezo a este comentario, permítame recordarle, que existe un concepto llamado –posverdad–. No sé si lo ha escuchado, pero aquí una breve descripción:

“Es un neologismo que describe la distorsión deliberada de una realidad, con el fin de crear y modelar la opinión pública e influir en las actitudes sociales”.

En esta breve descripción obtenida de la enciclopedia más grande del mundo (Wikipedia), rápidamente analizamos, como usuarios, que las emociones son ponderadas sobre los hechos objetivos.

No sé, insisto, si el concepto le suena familiar, pero a sus expectativas está usted, a diario.

Harto del preámbulo, solo digo que no defiendo a nadie, ni odio a nadie; pero de verdad el gobierno cree que los audios –tipo bot– que le “mandan” a Carlos Martín Huerta, a sus noticieros, nos los creemos.

La situación: diario –como mencioné hace rato– escuchamos a la gente que le pide, por ejemplo, a Javier López Díaz, que mande una patrulla o ambulancia a algún lugar y, con carácter de urgencia. También le escriben y mandan audio, para quejarse amargamente de baches, Ruta, tráfico o robos. Es tanta la audiencia que lo hace, que las “autoridades” lo monitorean y actúan de acuerdo a esas peticiones.

Después de años del ejercicio de escucharlo, he aprendido sobre el ritmo, palabras, dicción, tonos y narrativa de las personas que no se dedican a esto. Situación muy diferente con el noticiario de Carlos Martín Huerta. Quienes le “llaman” para hacer uso de libre expresión, tienen domado al tigre.

Tienen ideas claras, una entonación y dicción impresionantes; el ritmo y el pausado es extraordinario y siempre, SIEMPRE, defienden al gobierno y descalifican a los quejosos.

¿Cómo lo supe? Justo uno de esos días que acudí al almuerzo de los tacos, acompañado de Liz, en ausencia de Pepe, estábamos poniendo especial atención a la radio de Doña Nadia, que siempre pone a todo volumen a Carlos Martín.

Coincidía con el día en que se inauguraba la tercera línea de Ruta y los reclamos y quejas estaban a la orden, menos en el noticiero de medio día.

Desde la mañana estábamos oyendo en la radio, que los autobuses no pasaban o se tardaban, de la gente quejándose de que las otra rutas modificaron sus trayectos y no habían avisado. Conductores molestos por el caos vial producido por la saturación del transporte en otras vías.

En la misma redacción de Poblanerías, recibimos los comentarios de los usuarios molestos, e incluso uno de nuestros reporteros, Alfredo Fernández, se aventó el recorrido para recabar información al respecto.

Qué casualidad, el noticiero de Carlos, tenía solo mensajes de audio, con buena dicción, ritmo, entonación, elocuencia, etc; diciendo –parafraseando– que ya debía dejar de quejarse la gente, que la obra estaba bien, que era el cambio «que necesitábamos», «que era culpa de los usuarios por no informarse», «que ni Moreno Valle lo habría hecho mejor» y «que Antonio Gali era el gobernador más guapo» (ok, este último lo inventé yo).

Habremos de recordar que Carlos Martín, ha sido señalado como vocero del gobierno en turno porque, básicamente lo es. Durante años fue el presentador de Puebla Noticias, canal gubernamental y ahora está en la “nueva” TV Azteca, que ahora se aloja en el mismo edificio que Rafael Moreno Valle, despacha en Puebla (lo he visto).

Toda esta diatriba, querido lector, para decirle que, las “fake news” es solo un término de moda, si se quiere poner ad hoc, debe decir «posverdad» y debe saber que, está en todos lados, no solo en las “benditas” redes sociales. Sepa un poco del contexto y background de aquel a quien decide creerle y qué intereses tiene. Incluso los míos.

Si ha llegado a leer hasta aquí, muchas gracias.

Pueden contactarme en: [email protected] y en Twitter, a través de:

Juan Carlos Sánchez Díaz es un periodista multimedia, director de Poblanerías.com y docente universitario. Ha colaborado en diversos medios y agencias de noticias nacionales e internacionales, así como en conferencias. Es Diplomado en Periodismo de Investigación por el CIDE; Master en Periodismo y Comunicación Digital por la UAB y Maestro en Comunicación y Medios Digitales por la UDLAP.


POB/LFJ