Foto: Agencia Express Media

La iniciativa de ley, con la que se busca regular el uso de la cannabis en México, propone regular el cultivo de plantas, permitir el consumo en la vía pública, emite lineamientos para la comercialización de los productos y estipula la creación del Instituto Mexicano de Regulación y Control de Cannabis.

Este proyecto de decreto también considera la regulación de la comercialización de productos realizados con marihuana, para los que se deberán otorgar licencias. En caso de que un municipio no permita estos establecimientos, el Estado deberá operar un centro venta.

Este martes 6 de noviembre, fue presentada la iniciativa con proyecto de decreto por el que se expide la Ley General Para la Regulación y Control de Cannabis por Olga Sánchez Cordero, senadora por Morena y próxima secretaria de Gobernación federal.

En el documento se señala que las personas tienen derecho al libre desarrollo de la personalidad, y el reconocimiento del Estado a la facultad natural de los habitantes a ser individualmente como quieren ser y también indica que la regulación de la cannabis es el mayor reto al que se enfrentan.

De acuerdo con la propuesta, se permitirá que cada persona, previo registro ante las autoridades, tenga hasta 20 plantas de marihuana, pero no podrá superar la producción anual de 460 gramos.

Según el documento se podrán formar colectivos de 2 a 150 personas, quienes deberán acreditar al menos un curso frente al Instituto, y podrán producir y transformar la cantidad de 480 gramos autorizada para cada persona, para cada uno de sus integrantes.

La ley menciona que involucrar a los menores de edad en las actividades y consumo conllevará sanciones, y también manejar vehículos automotores y operar maquinaria peligrosa bajo el efecto de la cannabis.

El Instituto Mexicano de Regulación y Control del Cannabis

La creación de este instituto está estipulado en este proyecto de ley, y sus atribuciones serán regular, reglamentar, monitorear, sancionar y evaluar el sistema de regulación del cannabis.

Será el encargado de determinar la producción de cannabis y sus derivados para fines comerciales, los productos que se puedan producir, el número de licencias de venta, la entrega de franquicias a cada persona o empresa y los requisitos que deben cumplir para vender los derivados de la marihuana.

Las licencias se otorgarán hasta por cinco años, y en casos especiales podrán ampliarse,  y no se permitirá que personas con antecedentes penales, relacionados con delincuencia organizada, lavado de dinero o delitos de alto impacto social participen en la comercialización.

 

 


POB/PSC