Joaquín ‘El Chapo’ Guzmán, el narcotraficante mexicano, no podrá abrazar ni saludar a su esposa Emma Coronel durante la realización de los juicios en Nueva York, debido a cuestiones de seguridad, consideró el juez federal Brian Cogan.

Una de las abogadas del capo más peligroso de México pidió al juez que su esposa Emma Coronel pudiera “saludar brevemente” a su cliente, antes de la apertura del juicio el próximo martes 13 de noviembre. No obstante, la petición fue rechaza por motivos de seguridad.

De acuerdo con el juez “la voluntad de evadirse o de amenazar a los testigos puede ser particularmente fuerte”, relató una agencia de noticias.

Las únicas personas autorizadas a visitarlo, con un vidrio por medio, son sus abogados y sus hijos gemelos de 7 años, nacidos de su unión con Emma Coronel. Pero su mujer lo tiene prohibido. Los esposos tampoco pueden hablar por teléfono.

Guzmán, de 61 años, está acusado de haber dirigido entre 1998 y 2014 el poderoso cártel de Sinaloa, al que los fiscales estadounidenses atribuyen haber expedido a Estados Unidos más de 154 toneladas de cocaína por un valor estimado en 14 mil millones de dólares.

View this post on Instagram

Mi viejo😘🎃 #halloween 🎃

A post shared by Emma Coronel Aispuro (@emmacoronela) on

--
POB/AAG