Por casi 6 horas, la garita de San Ysidro –en la ciudad de Tijuana– fue cerrada por soldados estadounidenses, para colocar barricadas y alambre de púas, ante la posibilidad de que los integrantes de la Caravana Migrante, provenientes de Honduras y otros países de Centroamérica, busquen ingresar por la fuerza a Estados Unidos.

Las garitas de San Ysidro y Otay fueron cerradas desde la 01:00 horas de este lunes 19 de noviembre, por los efectivos militares que ha desplazado la administración de Trump en la frontera de Estados Unidos con México. Un grupo de automovilistas que buscaban ingresar al país del norte manifestó su asombro e inconformidad por este hecho.

Aproximadamente a las 07:00 horas, la circulación en la garita de San Ysidro fue restablecida, pero únicamente se permite el ingreso por dos carriles.

La tensión en la ciudad fronteriza de Tijuana ha aumentado en los últimos días, a raíz de la llegada de más de 3,000 personas migrantes de Centroamérica, que buscan ingresar a Estados Unidos, solicitando asilo humanitario. Las autoridades locales, prevén que lleguen un total de diez mil migrantes a Tijuana en los próximos días.

El domingo 18 de noviembre, un grupo de residentes de Tijuana, se agrupó en torno a la estatua del emperador Cuauhtémoc, y ahí, molestos, acusaron a los migrantes de ser sucios, malagradecidos y un peligro para la salud, corearon el himno nacional, agitaron banderas mexicanas y gritaron "¡Fuera, Fuera!".

--

POB/PSC