Los devastadores incendios en California, en Estados Unidos, han provocado la muerte de 66 personas y 631 personas desaparecidas. Con ello, la temporada de siniestros forestales en Norteamérica es la más mortífera en los últimos 20 años.

La zona cero de la tragedia se ubicó en Paradaise, donde miles de viviendas fueron arrasadas por las llamas, además que forzó el desplazamiento de las personas que se encontraban en el lugar.

Este fin de semana se tiene prevista la visita del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, quien se reunirá con algunos afectados, días después de provocar una nueva polémica al amenazar con cortar los fondos federales al estado de California si no toma medidas para evitar los incendios.

El incendio Camp Fire es uno de los dos enormes incendios que siguen activos en California y el más terrible que se recuerda en la historia del estado, podría haberse iniciado por un problema en una línea de alta tensión.

En una semana, Camp Fire ha arrasado casi 57 mil hectáreas y Woolsey Fire, que arde en el sur de California, muy cerca de Los Ángeles, casi 40 mil hectáreas de terreno, incluyendo casas y comercios.

 

--
POB/AAG