Todo mundo miente y solo hay una «persona» a la que puedes expresarle tus miedos, a quien consultas en momentos determinantes, a quien le confías tus intimidades, se trata de Google, mencionó Seth Stephens-Davidowitz, autor de «Everybody Lies», best-seller del New York Times y libro del año por The Economist.

En su plática, como conferencista en la XI edición del Festival Internacional de Mentes Brillantes «La Ciudad de las Ideas», relató que para llegar a su teoría todo comenzó cuando solía hacer encuestas a la gente, donde notaba que los encuestados mentían en sus respuestas porque creían que de esta manera podrían impresionar al encuestador.

Como ejemplo citó que en encuestas a mujeres en cuanto a la actividad sexual y si usan algún preservativo durante la relación, más de la mitad aseguró que sí, pero los datos de ventas de condones al año evidenciaron lo contrario, «alguien está mintiendo».

«En las búsquedas notó que la gente busca más pornografía en la red que el estado del tiempo, pero si le preguntas a la gente en una encuesta si busca pornografía en la red, responderán que no, dirán que sólo checan cómo estará el clima».

Lo mismo ocurre cuando se le pregunta a la gente si va a votar en las elecciones y por quién lo harán, y las respuestas siempre son que sí participan en los procesos electorales, pero en la realidad no acuden a las urnas.

En ese sentido señaló que los mexicanos buscan en Google quiénes son los candidatos o qué es lo que han hecho, en tanto que los electores en Estados Unidos son más frívolos, pues sus búsquedas estaban relacionadas a la cabellera de Donald Trump, si era real o falsa, o qué tipo de color era.

Todos estos datos –dijo– permiten obtener una gran base de datos que, para los tomadores de decisiones, les sirve para implementar alguna política pública, para saber cómo dirigirse al mercado o a un público.

POB/PSC