Evo Morales podrá postularse a un cuarto mandato en las elecciones del próximo año en Bolivia, luego que el Tribunal Supremo Electoral (TSE) aceptó la nominación en medio de fuertes protestas opositoras que reclaman la “no reelección” del mandatario.

Con la autorización del TSE, Morales podría permanecer en el trono hasta el año 2025.

Organizaciones de la sociedad civil han organizado marchas a La Paz, capital de Bolivia, así como paros y protestas callejeras para reclamar que el TSE inhabilite a Evo Morales, en cumplimiento a un referéndum que rechaza la reelección del gobernante.

El actual mandatario llegó al poder en enero de 2006 y es el gobernante boliviano que lleva más tiempo en ejercicio del cargo en toda la historia.

Una transición constitucional aprobada en 2009, en la cual se estableció la posibilidad de la reelección presidencial para dos mandatos continuos de cinco años cada uno, le permitió buscar la reelección en 2010 y luego nuevamente en 2014.

En 2016, los partidarios de Morales convocaron un referéndum para modificar la Constitución nuevamente con miras a permitirle buscar un nuevo período en 2019 pero la propuesta fue rechazada por la mayoría de los electores por un estrecho margen.

No obstante el resultado de este referéndum termina con la aprobación del TSE para permitir a Evo Morales su cuarta nominación.


POB/AAG