Luis Miguel Barbosa aseguró que, "acuerdos políticos e influencias de toda índole", fueron parte de los factores que influyeron para que cuatro magistrados del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) se constituyeran en mayoría y evitaran la anulación de la elección a la gubernatura de Puebla.

Luego de la sentencia que lo deja fuera de la búsqueda de Casa Puebla, al validar el triunfo de Martha Erika Alonso, el ex abanderado de Morena, acusó que el sistema de justicia electoral en México se encuentra en un "profundo deterioro".

En la Sala Superior del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación se ha constituido una mayoría de cuatro magistrados, donde está incluida su presidenta, que deciden sus votos mediante acuerdos políticos e influencias de toda índole.

Barbosa mencionó que con esta resolución del TEPJF, "la escasa credibilidad que tenía la justicia electoral en México, ha muerto".

En la resolución de la elección de gobernador del Estado de Puebla estaba en juego la integridad de la justicia electoral, la cual se ha perdido, cuatro magistrados, incluida su presidenta, no resistieron las presiones políticas y la capacidad corruptora de Rafael Moreno Valle.

También, asentó que, por el bien de la sociedad, se debe investigar quiénes fueron los responsables de esta operación, la cual calificó como "sucia".

Rafael Moreno Valle, con la complicidad de cuatro magistrados de la Sala Superior, se pitorreó y acabó con lo poco que quedaba de la justicia electoral, sin embargo, nunca se burlarán de la dignidad de los poblanos.

 

 

--
POB/PSC