David Villanueva Lomelí, titular de la Auditoria Superior del Estado, anunció que independiente del monto presupuestal que el Congreso local designe para el ejercicio 2019, se implementarán medidas de austeridad, y lo que resulte del ahorro, se aplicará a la creación de un “laboratorio del Calidad”, que obligara a que la obra pública sea “de calidad” y eso se plasme en la rendición de cuentas y resultados.

Luego de reunirse con los representantes de los medios de comunicación, el auditor consideró que como parte de las responsabilidades de las entidades fiscalizadoras (antes sujetos obligados) es proporcionarle a sus gobernados obras de calidad y funcionales que contribuirán a su calidad de vida, por lo que es necesario contar con los mecanismos e instrumentos para medir la calidad de la infraestructura hecha con recursos públicos.

Para ello, dijo que si el presupuesto que le aprueben los diputados es por 154 millones 376 mil 129 pesos o por 140 millones de pesos, para el 2019 se establecerán medidas de austeridad en el gasto corriente, es decir, se ajustaran los gastos en papelería, gasolina, viáticos, etcétera.

Villanueva Lomelí precisó que los ajustes para generar ahorros no afectara los empleos actuales, es decir, “nunca de tocara el rubro del capítulo 1000 que es el correspondiente al personal, nunca se afectará a los trabajadores y sus familias”.

“Vamos ha hacer un proyecto que garantice la calidad de la obra pública en Puebla, la próxima semana tenemos ya la primera reunión y vamos a buscar especialistas con la gente de la BUAP para que nos hagan una propuesta de cómo instrumentar medias de calidad para la institución”.

POB/PSC