La empresa Ford desarrolló una casa para perros con tecnología similar a los automóviles, que permitirá a las mascotas no lastimar sus oídos por el ruido de los fuegos artificiales, durante estas noches de celebración navideña y año nuevo.

El proyecto aún se encuentra en la fase de prototipo, según explicó la industria con sede en Europa a través de un comunicado.

De acuerdo con las especificaciones de la casa, una vez que los micrófonos dentro del prototipo detectan el sonido de los fuegos artificiales, un sistema de audio integrado emite frecuencias opuestas que disminuyen el ruido significativamente. Además, la casa cuenta con corcho de alta densidad, ideal para la insonorización.

Esta tecnología es utilizada en la fabricación de la Ford Edge, que ayuda a crear viajes más silenciosos para conductores y pasajeros. Cuando los micrófonos captan altos niveles de ruido del motor o de la transmisión, este se contrarresta mediante ondas sonoras opuestas al sistema de audio del automóvil.

Graeme Hall, The Godfathe”, uno de los mejores entrenadores de perros del Reino Unido, explicó que este prototipo ayudará a los perros con problemas de comportamiento y a sus dueños.

“Muchos animales se asustan con los fuegos artificiales. En comparación con las personas, los perros pueden oír cosas que están cuatro veces más lejos, y a través de una gama mucho más amplia de frecuencias. Prepararlos antes de los fuegos artificiales es fundamental, y parte de ello es encontrar un lugar donde las mascotas se sientan seguras y felices”.

El prototipo de casa para perro con supresión de ruido es la primera de una serie de iniciativas de Ford llamadas Interventions, en la cual se aplican conocimientos técnicos de la industria automotriz para ayudar a resolver problemas cotidianos.


POB/AAG