OPINIÓN: El último acto

Puebla ha vivido el último medio año en una incertidumbre política inédita.

alquimia-de-poder-ruby-soriano

La tramoya del gran teatro en Puebla se detuvo con el sonido estrepitoso de la caída del telón. Fue el último acto que paradójicamente anunció el inicio de una nueva etapa política y social en Puebla.

Para quienes vivimos en esta entidad, tenemos frescos varios momentos de la historia política que en los últimos 8 años nos ha tocado presenciar.

El trágico desenlace de esta historia en la que perdieron las vidas la gobernadora Martha Érika Alonso y su esposo el senador Rafael Moreno Valle Rosas no nos debe obligar a perder detalles de toda una trama de poder que conocemos los poblanos a precisión. Este grupo político hubiese gobernado 14 años Puebla y tal vez más por las sucesiones que seguramente en la naturaleza política se buscarían pactar en un futuro tras el gobierno de Martha Érika.

Aquella irrupción y empuje de un grupo de jóvenes tecnócratas que al amparo de la modernidad arribaron al gobierno del ex gobernador Melquiades Morales empezó a tomar los hilos de un gran madeja liderada por el entonces priista Rafael Moreno Valle. Era el surgimiento del Grupo Finanzas.

Con el arribo de esa “nueva sangre” llegaron los excesos, los escándalos, las prebendas, las vendettas.

El famoso hoyo financiero dejó huella en una Puebla donde la corrupción teñida de los colores del PRI hablaba de un político que estaba empujando duro y armándose hasta los dientes para buscar su sueño: Ser Gobernador, como su abuelo.

Y el destino sobre todo en política tiene el riesgo de aplicar las más macabras jugarretas a la hora de cambiar abruptamente las vidas y los destinos de muchos personajes.

Lo acontecido este 24 de diciembre en Puebla es un hecho lamentable por la pérdida de cinco vidas.

Puebla ha vivido el último medio año en una incertidumbre política inédita.

Hay una gran polarización en la sociedad donde a pesar de darse un resolutivo al conflicto post electoral, la gobernadora Martha Érika asumió el cargo en un ambiente de oscurantismo y soledad que daba cuenta de la enorme confrontación de grupos políticos pero también de una ciudadanía cuya opinión se mantuvo dividida hasta el último momento.

Tras esta tragedia política, es tiempo de que los poblanos como sociedad hagamos ese llamado a la congruencia a quienes hoy se sienten agraviados y a quienes hoy de manera irresponsable les endosan el pago de facturas fortuitas que están de más en momentos donde la realidad ha superado la ficción.

El panismo en Puebla y en particular los seguidores morenovallistas tendrán que ir asumiendo una realidad dura pero necesaria. Es verdad que su líder ya no está, ante ello, habrán de reagruparse y actuar de manera inteligente para sortear entre ellos mismos la debacle o la subsistencia.

No será sencillo sobrevivir entre ellos mismos donde hay tantos intereses creados al amparo de una política que era aplicada de manera piramidal y de acuerdo a los intereses y movimientos del matrimonio Moreno Valle. Alonso.

Morena y sus escuderos

Que la congruencia y espíritu conciliador que tanto requiere Puebla en estos momentos alcance a Morena y sus “rompe lanzas”.

Luis Miguel Barbosa ex candidato a la gubernatura del estado quedó expuesto y en el ojo de un reflector donde es difícil olvidar sus arengas para confrontar al gobierno que hasta hace un poco más de 10 días estaba en funciones.

El poder por poder daña a verdugos y víctimas; esta es una lección cruda donde se les había olvidado a todos que el poder no puede escapar de algo que se llama: Caducidad.

Barbosa y su grupo que también lo tiene, tendrá que demostrar qué tanto le interesa Puebla o el poder.

La sociedad no ha quedado al margen de cuestionar el comportamiento de varios morenistas que al amparo de Barbosa quisieron repetir las historias del que llamaron hasta hace unos días como su “enemigo”.

El clima de linchamiento de parte de los detractores del Presidente Andrés Manuel López Obrador es una ola artificial que bajará por la naturaleza de lo que seguramente veremos en los próximos días.

No será el mismo panorama para Morena en Puebla, donde los militantes de este partido tienen el compromiso de ganar una elección no por la marca o sólo colgándose de la imagen del primer mandatario, sino comprometiéndose a cerrar filas, aplicar una gran operación cicatriz entre todos sus grupos y reflejar el trabajo que hasta ahora ha dejado mucho que desear.

Memorias en tiempos del morenovallismo

En toda historia siempre hay dos versiones y en Puebla muchos ciudadanos tenemos la propia. Cada quien hablará de acuerdo a cómo le fue en la feria.

Se pueden escuchar esos testimonios de los fieles, de aquellos que durante años fueron más que empleados y se convirtieron en serviles e incluso socios de todo lo que había que pactar.

Los beneficiarios que vivieron como apóstoles de un político que iba tejiendo una red de negocios e influencias cuya finalidad era clara: Llegar a gobernar México.

Los hay también del otro lado de la balanza que como acérrimos enemigos del morenovallismo no toman tregua y hablan de una dictadura, de un cacicazgo, de todo el daño que se hizo a Puebla en los últimos 8 años.

Pero desde la ciudadanía es válido no perder la memoria y traer a la mente lo que se vivió en los últimos tiempos:

Persecuciones, espionaje, corrupción, censura, amenazas, feminicidios y mucha violencia.

Los tiempos por venir no serán fáciles para una Puebla polarizada entre los que pretenden ganar espacios y los que hoy quedan en la orfandad de haber perdido a la cabeza de quien por años movió los hilos del poder.

La prueba de fuego está por llegar; habremos de poner a prueba la madurez de nuestros políticos sin distingo partidista para decidir en manos de quién quedará Puebla de modo temporal.

La contienda que se avecina sin la menor duda no se dará en las mismas condiciones que el proceso electoral del pasado 1º de julio.

En Puebla estamos obligados a desvanecer odios y preponderar una conciliación a favor de la sociedad.

Que nos asista la congruencia a todos los poblanos.

@rubysoriano
[email protected]
Facebook: Mediatikos Consulting


POB/AAG