OPINIÓN: Hielos en la cabeza

En Puebla hemos vivido casi medio año en un clima de incertidumbre y confrontaciones. Ojalá la gobernadora cumpla con su compromiso de abrirse al trabajo.

alquimia-de-poder-ruby-soriano

Aquella frase acuñada por el ex gobernador Melquíades Morales Flores respecto a “ponernos una bolsa de hielos en la cabeza” para enfriar los ánimos políticos, nos viene muy bien a los poblanos en un momento donde tenemos que asumir responsabilidades como ciudadanos para exigir a las autoridades de los diferentes niveles de gobierno que cumplan con su responsabilidad de ejercer mandatos congruentes con una demanda de la ciudadanía y no desde las ópticas de élites o grupos morevallistas o morenistas.

Cuánto desgaste nos ha tocado presenciar en estos últimos meses donde todos hemos sacado a flote nuestros apasionamientos porque se trataba de defender nuestros votos.

Hay que asumir esa postura responsable de madurez ciudadana para sumar muchas voces que hagan los señalamientos sin colores, tendencias ni mucho menos preferencias o tentaciones porriles que poco ayudan al clima político que aún estamos viviendo en nuestra entidad.

Hoy Morena en Puebla tiene el reto de limpiar, retirar el escombro y trabajar respondiendo a los ciudadanos que votaron por una marca y por el Presidente AMLO.

Las ocurrencias de algunos grupos obsesionados con el poder se consumirán con su propia ambición.
Puebla demanda trabajo no puestas en escena.

Es lamentable escuchar discursos tan cuadrados, desgastados, donde ni quienes los dicen se los creen porque bajando del templete harán exactamente lo contrario.

Es una pena que Puebla se encuentre entre dos opciones: Lodo y lodazal.
Reitero, los ciudadanos tienen que tomar el timón y evitar voltear a perder tiempo ante tanto acto mesiánico que ya no va en esta 4ta Transformación.

Del lado de la gobernadora Martha Érika le escuchamos ese compromiso de hacer una “diagnóstico” para iniciar acciones en el combate a la seguridad. Ojalá a la nueva mandataria no se le vaya el tiempo en diagnósticos o en armar comisiones porque lo que está esperando Puebla son acciones concretas que empiecen a generar resultados.

Respecto a los nombramientos de su gabinetazo, pues poco que decir. Las palmas se las llevó sólo uno, no por su cercanía con el grupo morenovallista, ni porque sea un operador político, o porque sea de esos tétricos personajes que manejarán los hilos del teatro, sino porque su trabajo en Puebla se le reconoce. Muy buen acierto el arribo de Alejandro Cañedo a la Secretaría de Turismo.

Hay que decirle a la gobernadora que hubiese sido un buen acierto verla con un gabinete paritario que nos quedó a deber porque se nota que los hilos del teatro guiñol se seguirán moviendo desde otros rumbos.

En Puebla hemos vivido casi medio año en un clima de incertidumbre y confrontaciones. Ojalá la gobernadora cumpla con su compromiso de abrirse al trabajo y diálogo no sólo con el Gobierno de México, sino con todas las fuerzas políticas y gobiernos municipales.

A “los contreras” que bajen su hoz y el martillo, con ellas poco abanderan sus actos que resultan verdaderamente incongruentes a la hora de querer demostrar que una mayoría es hacer lo mismo que tanto criticaron.

Mientras el Presidente AMLO trabaja hay quienes se estancan en un ostracismo de palabrería.

A ver a cuántos de estos personajes vemos con este discurso en unos seis meses; varios ya andarán en México con nueva chamba y otros habrán negociado el silencio. Ahí les encargo!

@rubysoriano
mediatikosconsulting@gmail.com
Facebook: Mediatikos Consulting


POB/PSC