OPINIÓN: Pornografía ¿de venganza?

Dejar de llamarle “Pornografía de venganza” a la conducta de difundir imágenes íntimas sin consentimiento.

ISRAEL-columnas-headers-poblanerias

El pasado lunes 3 de diciembre, el Congreso de Puebla aprobó por unanimidad un conjunto de modificaciones al Código Penal del Estado con el fin de tipificar algunos “delitos contra la intimidad sexual”. El tema que llamó notoriamente la atención fue la referencia a la publicación de imágenes íntimas sin consentimiento, algo comúnmente conocido como “Pornografía de venganza” y hay varios aspectos por tratar al respecto.

De inicio, puede resultar irónico que yo -un hombre- dedique mi columna semanal en este espacio a abordar el tema. Porque de acuerdo con el informe “La violencia en línea contra las mujeres en México” de Dubravka Šimonović, publicado en noviembre de 2017, existe un “contexto grave de violencia estructural contra las mujeres”, por lo que un hombre parece no ser la persona ideal para explorar un tema relacionado con violencia hacia las mujeres.

No obstante, la violencia contra las mujeres -en línea y fuera de espacios digitales- es un tema que debe interesar a la sociedad en su conjunto. Por eso es imprescindible voltear la vista a las opiniones calificadas de organizaciones y personas que estudian y analizan el tema, quienes pueden ayudarnos a comprender mejor los detalles finos.

Uno de estos detalles, por ejemplo, implica dejar de llamarle “Pornografía de venganza” a la conducta de difundir imágenes íntimas sin consentimiento. Gisela Pérez de Acha mencionó hace algunos meses en su cuenta de Twitter que desde los feminismo prefieren evitar el término. El mensaje es reforzado por las organizaciones que forman parte del proyecto Acoso Online, mismas que señalan los conflictos de asociar la pornografía -una actividad consensuada- con la violencia implícita de la difusión de imágenes sin consentimiento. Es claro que “difusión de imágenes sin consentimiento” es menos conciso que un adjetivo de una sola palabra, pero es parte de los retos a los que nos enfrentamos las personas que estamos relacionadas con la comunicación de alguna u otra forma.

Por otro lado, valdrá la pena analizar con detalle la propuesta aprobada por el Congreso local. Desafortunadamente, el enlace a la Gaceta Legislativa se encuentra deshabilitado en el sitio del Congreso, por lo que no es posible tener acceso al texto aprobado.

Resultará importante analizar las diferentes interpretaciones que puedan surgir del Código Penal recién modificado, a fin de anticipar si las medidas tendrán un cumplimiento efectivo y, sobre todo, que no tengan consecuencias no deseadas en conductas legítimas.

Pueden contactarme en: [email protected] y en Twitter, a través de:

Israel Rosas es analista de políticas de Internet que se desempeña en la intersección entre tecnología y comunicación, con experiencia en procesos regionales y globales. Es egresado de Ingeniería en Comunicaciones y Electrónica por el Instituto Politécnico Nacional.


POB/AAG