OPINIÓN: ¿Qué sigue para Martha Erika Alonso?

Los poblanos demandan cambios significativos, y no la continuidad a los proyectos personales de las dos administraciones pasadas.

AAG-PUEBLA-PUBLICA

En una maratónica sesión, el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación resolvió validar los resultados de la elección a la gubernatura en Puebla, en favor de Martha Erika Alonso Hidalgo, y con ello, desechar el polémico proyecto que proponía la anulación de los comicios por la violación a la cadena de custodia y otras irregularidades, exhibidas ya a nivel nacional.

Con ello, Martha Erika Alonso se convierte en la primera gobernadora de Puebla. La elección en la que resultó ganadora registró la participación ciudadana más alta en la historia reciente. Y “su victoria” es ya la más auditada hasta ahora: en el Instituto Electoral del Estado, en el Tribunal Electoral del Estado y, el sábado, confirmada por el TEPJF.

Emanada del Partido Acción Nacional, y arropada por los partidos aliancistas de la coalición Por Puebla Al Frente –que se ha constituido como la fuerza de oposición a los alfiles poblanos de Andrés Manuel López Obrador y el grupo de Juntos Haremos Historia–Martha Erika Alonso tiene enfrente de sí un reto enorme para los poblanos: reestablecer la seguridad en todos los rincones de Puebla y crear las condiciones de bienestar y desarrollo económico para una de las regiones más importantes del país. Ponerse a trabajar, pues.

No tengo duda de la capacidad para conciliar, y gobernar de Alonso Hidalgo. De lo que dudo –y me parece que con justificada razón– es de la sombra que la acompañará durante todo su sexenio. Sumado, a la soberbia de algunos integrantes de su equipo de trabajo, que lejos de abonar al ejercicio democrático y de gobernanza, podrían convertirla en alimento fresco a las críticas del sistema.

En el Poder Ejecutivo, los pendientes que deja José Antonio Gali Fayad –quien a su vez, los recibió de Rafael Moreno Valle, esposo de Alonso Hidalgo– también se acumulan como piedras en el zapato de los poblanos: movilidad, desarrollo regional, conservación de los pueblos indígenas, atención a grupos vulnerables, seguridad pública, educación, cultura, ciencia, políticas anticorrupción y combate real a los feminicidios.

Mientras que en el Poder Legislativo, Martha Erika no podrá jugar –como sí lo hizo su esposo Rafael Moreno Valle– como la gran legisladora, o al menos, con una bancada decente. Lo que habrá en Puebla es una real separación de poderes, al menos con el Congreso del Estado. Y eso lo celebro.

Desde ahora, los diputados locales deberán blindar a la primera gobernadora de Puebla, con trabajo legislativo y no con berrinches, cantaletas y gritonerías, como hasta ahora han hecho los flamantes representantes populares, frente a la aplanadora de Juntos Haremos Historia.

Y para el Poder Judicial: autonomía plena, lejos de la sumisión y cubre espaldas en la que está metido.

En breves palabras, lo que se desea no es la continuidad del mismo proyecto, sino el progreso con diferencias significativas a las dos administraciones pasadas, las cuales han quedado a deber a los poblanos más necesitados, y han beneficiado a un mismo grupo en el poder.

Retazos

1. Darío Carmona García, el extitular de la SEP durante el sexenio de Mario Marín Torres, volvió a las andadas. Ahora como enlace para la descentralización de la SEP federal en Puebla. La encomienda es grande. Los colmillos afilados están, frente a otro exfuncionario estatal: Luis Maldonado Venegas, sucesor de Carmona en la administración de Rafael Moreno Valle. Puros conocidos, aunque ahora trabajando codo a codo con el gobierno de Andrés Manuel López Obrador.
2. Otra de maestros. Cirilo Salas Hernández, ex secretario general de la sección 51 del SNTE, no cabe de la emoción con el resultado del TEPJF por una razón: Su relación con Martha Erika Alonso es muy cercana, tanto que pronto se anunciará su próximo encargo en el gabinete estatal. La pregunta: ¿le permitirán que desde la administración estatal siga atizando a la división poblana del SNTE para pactar el regreso de Elba Esther Gordillo a las filas sindicales?

Nos leemos la próxima semana, o antes si la ocasión lo amerita.

Pueden contactarme en [email protected] y en Twitter, a través de:

Arturo Alfaro Galán es periodista. Actualmente ocupa la Dirección Editorial de Poblanerías.com y consultor en Estrategia Política Digital y Desarrollo de Medios.


POB/LFJ