Tras 17 años, la Procuraduría General de la República (PGR) recuperó cuatro esculturas y una pintura de arte sacro, de las cuales dos objetos fueron robados de un templo en Puebla, las cuales se pretendían comercializar en un establecimiento de la Ciudad de México.

A través de un comunicado, la dependencia federal recordó que en 2001 fueron robadas dos figuras talladas en madera, en alusión a Santa Ana y San Joaquín, auténticas del siglo XVIII, de un templo en Puebla.

Asimismo, precisó que agentes de la Unidad Especializada en Investigación de Delitos Contra el Ambiente y Previstos en Leyes Especiales (UEIDAPLE) detectaron su posible comercialización en un establecimiento de muebles y antigüedades de la colonia Lomas de Chapultepec, en la Ciudad de México.

Además de las dos figuras mencionadas, se aseguraron otras dos esculturas de madera, al parecer del siglo XIX, con características propias de bienes de arte sacro robados, de las cuales se está en espera de que peritos especializados establezcan su lugar de procedencia.

Durante la práctica del cateo, se detectó y aseguró igualmente una pintura de San Francisco de Asís, del siglo XVIII, que está registrada en la Base de Datos de Bienes Culturales Robados de INTERPOL, dado a que cuenta con una denuncia de robo de una iglesia del Estado de México, ocurrido en 2001.

Por estos hechos, los objetos fueron puestos a disposición de la autoridad federal para los fines legales que se determinen, por la probable violación a la Ley Federal sobre Monumentos y Zonas Arqueológicos, Artísticos e Históricos, en la modalidad de posesión ilegal de monumento histórico, (arte sacro robado).

Fotos: Cortesía

--

POB/AAG