El próximo domingo 20 de enero se podrá observar desde México uno de los cinco eclipses de este año. Será el único. Se trata del eclipse total de Luna, en combinación con dos fenómenos que lo harán especial: será una super luna llena.

Es decir, el eclipse de luna llena ocurrirá durante una fase en la que la distancia con la Tierra es menor a la habitual, lo cual provocará que el satélite natural se verá más grande, explicó Raúl Mújica García, responsable del área de Divulgación y Comunicación del Instituto Nacional de Astrofísica, Óptica y Electrónica (INAOE).

A través de un comunicado, el especialista indicó que durante un eclipse total, la luna adquiere un color rojo que va cambiando de tonalidad, por lo que algunas personas la denominan “luna roja” o “luna de sangre”.

“El eclipse de Luna ocurre en su fase llena, cuando nuestro satélite natural pasa por el cono que proyecta la sombra de la Tierra en el espacio, cuando nuestro planeta se encuentra ubicado geométricamente entre la Luna y el Sol”, comentó.

Mújica García detalló que el eclipse total de luna llena se registrará este domingo 20 de enero. El fenómeno iniciará a las 20 horas en su fase penumbral; mientras que la fase parcial comenzará a notarse cerca de las 21:33 horas. El eclipse total se registrará en máximo punto a las 23:12 horas. El evento astronómico finalizará a las 01:48 horas del lunes 21 de enero.

El investigador del INAOE invitó a todas las personas a admirar este fenómeno celeste que podrá ser visto a simple vista sin necesidad de telescopios o binoculares. Incluso subrayó que será una buena oportunidad para acercarse a la astronomía y a la ciencia. “Habrá que protegerse bien del frío y proteger especialmente a los menores de edad”.

Gráfico: Sociedad Astronómica del IPN.

 


POB/AAG