Investigadores de la Facultad de Administración de la BUAP, elaboraron un empanizador a base de amaranto y chía, lo que le brinda la capacidad de absorber una menor cantidad de grasa, en comparación con el pan molido comercial, además de que tiene grandes cantidades de proteínas, vitaminas y minerales, así como de fibra benéfica para el funcionamiento gastrointestinal.

A diferencia de un pan molido comercial, con este empanizador no se utiliza huevo, lo cual contribuye a no elevar los niveles de colesterol en personas que sufren de enfermedades cardiovasculares; en su lugar se usa agua de garbanzo que contiene una gran cantidad de almidón que hace que se pegue a la carne. Así también contiene proteínas y vitaminas.

Otra característica es que el empanizador no necesita freírse en aceite, puede ser horneado junto con la proteína animal, hecho que reduce la cantidad de grasa entre 35 y 40 por ciento, pero si aun así se desea freír, la cantidad de grasa sigue siendo de hasta 20 por ciento menos que con el pan molido.

Aparte de este producto, en la Facultad de Administración también se crearon unas botanas saludables de diferentes granos y semillas como frijol de soya, churritos de amaranto, palomitas de sorgo, rosquetas de arroz inflado, gelatinas a base de fibra de zanahoria y betabel, y gomitas bajas en grasa adicionadas con probióticos. Aparte de la chía y el amaranto, la doctora Santiesteban-López trabaja en la elaboración de otros empanizadores a base de pistache y almendra.

POB/PSC