En abril de 2014 tuve la oportunidad de platicar con Martha Tagle Martínez, ahora diputada federal por el Partido Movimiento Ciudadano (MC), en una entrevista que publicó poblanerias.com.

Poblana, política, politóloga, feminista, luchadora incansable de los derechos humanos; “trabajar para que la mujer se supere, (y) sea tratada con justicia e igualdad”, era y es su objetivo de vida.

Formada en el sistema de educación pública: el CENHCH y la UNAM, y con una trayectoria política de éxito, se abre la posibilidad de regresar a “su” Puebla para abonar a la construcción de nuevos paradigmas que abonen a una mejor sociedad: el gobierno del Estado.

Les comparto la entrevista que la retrata de cuerpo entero, cuando no estaba en su proyecto inmediato Casa Puebla.


Foto: Movimiento Ciudadano

Martha Tagle Martínez se sabe y se reconoce como política, feminista, madre; mujer en toda la extensión de la palabra. Y es que su objetivo no es hacer política sin más. Su lucha, su pasión, su objetivo son canalizar sus esfuerzos y empeños en todos los ámbitos de la vida y trabajar para que la mujer se supere, sea tratada con justicia e igualdad.

Cuando le menciono que hablaremos sólo de ella y lo que hace en su mundo, en su universo, lo que interiormente piensa. Que me hable de sus valores, pasiones y entusiasmos, el ser humano se abre, aflora su yo, natural, sin poses y se inicia la charla.

Su pasión, la política

Martha Tagle Martínez poblana de cepa, se dice consciente de revalorar al ser humano, reconociendo sus derechos, pero asumiendo sus responsabilidades; “eso me da la posibilidad de relacionarme con la gente más allá de la política”, señala. Por eso es que en sus condiciones de vida, todas las acciones están encaminadas a trabajar en el legislativo.

Imposible. Su pasión es la política y está entregada a ella. Regresará cada vez que encuentra la posibilidad a hablar sobre la actividad que la llena y la seduce: la política. Y ríe cuando se lo digo.

Familia de mujeres

Su carácter, su esencia, su poblanidad, se formó en una familia de mujeres, con sus valores y la responsabilidad de sacar adelante a la familia, en un ambiente en dónde la pobreza económica era parte de ellos. Desde Hueytamalco, Puebla, desde el pueblo prehispánico que fundaron totonacas y nahuas, Aurora, la abuela, luchó a brazo partido por sacar adelante a la familia. De ahí su traslado a Teziutlán. María Luisa, la madre de Martha siguió el ejemplo y llegó a Puebla capital para continuar consolidando a la familia.

Después de pasar por el Centro Escolar Niños Héroes de Chapultepec (CENHC) de Puebla, para su formación básica, Martha Tagle Martínez llega a la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), siguiendo, sin más, la ruta que habían trazado Aurora y María Luisa: crecimiento, independencia y libertad.

“La UNAM me marcó” dice evidenciando en su mirada los recuerdos de aquellos años en que llegó a la Ciudad de México. “Soy la mujer más chica de la familia y la única dedicada a la política”, dice sonriendo. Recuerda que alejarse de su madre la hizo independiente y agradece a la vida la libertad que ella le dio para realizarse.

“Quise entrar al H. Colegio Militar”

El coronel Raúl Velasco de Santiago, formador de generaciones de poblanos en el CENHCH, influyó para que Martha quisiera ser enfermera y estudiar en el Heroico Colegio Militar. No logró el ingreso. El militar que le comunicó la decisión de su rechazo le dijo: no te preocupes, también Gustavo Díaz Ordaz, poblano, quiso ingresar al Colegio Militar y no lo logró, y mira hasta dónde llegó.

Eso la alentó.

Y aunque quiso ser comunicadora y tampoco lo logró.

Ahora me siento realizada dedicándome a la política. La política como una opción, una plataforma para transformar a la sociedad y apoyar las luchas de género. Me veo como una mujer que toma decisiones para mejorar y crecer personalmente, y también para impulsar un proyecto sin limitaciones que pondere el derecho de los ciudadanos a ser felices y que en México se alcancen los mínimos de bienestar en todos los terrenos, para todos.

Foto: Movimiento Ciudadano.

Puebla y la poblanidad

Puebla será siempre mi raíz, mi origen, señala orgullosa Martha Tagle. Valoro la riqueza de su cultura y sus tradiciones; y la reproduzco en mis acciones cotidianas. El poblano tiene, tenemos, una forma de ser muy especial, dice, sabemos valorar sus tradiciones, lo que tenemos y luchamos por conservarlo.

Martha vive, radica, en el Distrito Federal y esporádicamente viene a Puebla, acompañada de su hijo –hoy de catorce años–, a visitar a María Luisa, su madre. Cuando pregunto qué cuándo regresará definitivamente a Puebla, me dice “nadie es profeta en su tierra”. He venido también a dar conferencias académicas a jóvenes y mujeres. No hay planes inmediatos para su retorno a Puebla, se siente, sin embargo inundada de poblanidad y no desecha la posibilidad. Aunque le resultaría muy difícil dejar el centro del País, si su proyecto lo exige, valorará su regreso a la ciudad que la vio nacer: Puebla.

 

Ella es Martha Angélica Tagle Martínez, militante del Partido Movimiento Ciudadano y actual diputada federal en la LXIV Legislatura, electa por el principio de representación proporcional, correspondiente a la cuarta circunscripción plurinominal.


Nota del editor: El texto fue actualizado en años y fechas, para mayor comprensión del lector.

Entrevista original publicada el 20 de abril de 2014.


POB/AAG