El gobierno de Alemania confirmó este viernes la filtración de datos personales de más de 400 políticos estatales, federales y periodistas del país, entre ellos los de la canciller Angela Merkel.

Entre los datos filtrados se encuentran números de teléfono, de fax, direcciones de correos electrónicos, direcciones personales, transcripciones de comunicaciones por internet, cartas, facturas y hasta información de tarjetas de crédito.

Los datos sensibles se alojaron de manera pública a través de una cuenta de Twitter la noche del jueves, por lo que las fuerzas alemanas bloquearon de inmediato la filtración. Hasta el momento no se sabe cuántas personas tuvieron acceso a la información expuesta.

De acuerdo con la agencia Reuters, esta sería la mayor fuga de datos de la historia de Alemania. Hasta el momento, la filtración parece no haber afectado ni al Ejército ni a la red de seguridad interna del gobierno alemán.

Los afectados son: 294 integrantes del Partido Socialdemócrata (SDP), 105 de los Verdes, 82 de La Izquierda y 28 en el Partido Liberal Demócrata (FDP); así como una treintena de periodistas de las cadenas ARD y ZDF.

El responsable de la publicación en Twitter es un perfil que se identificó como “investigador de seguridad, artista y sátiro”, el cual comenzó a publicar los datos personales en mensajes públicos.

La agencia de noticias alemana DPA citó una declaración de Katarina Barley, ministra de Justicia de Alemania, quien condenó la filtración.

“El autor de este ataque quiere dañar la confianza en nuestra democracia y en nuestras instituciones. Estos criminales y quienes les respaldan no deben bajo ningún concepto dictar los términos de debate alguno en nuestro país”.

 


POB/AAG