Ante la situación que se vive en diversos estados del país, como Michoacán, Guanajuato y Jalisco, donde se ha registrado falta de gasolinas y combustibles, Andrés Manuel López Obrador, presidente de México, enfatizó que Petróleos de México (PEMEX), tiene suficientes reservas en los centros de acopio.

Durante su conferencia de prensa matutina, López Obrador dijo que no se están utilizando los ductos para transportarlo, «pues existen redes que se crearon para extraer y robarse las gasolinas».

Pidió la ayuda de todos los ciudadanos para vencer a la delincuencia, solicitando no caer en pánico y mantener la calma ante la falta de combustibles en algunas regiones del país.

Sería fácil abrir los ductos y decir: ‘Se normalizó ya la situación’, pero mantener a sabiendas el robo, es decir, aceptar, tolerar el robo. Eso no lo vamos a hacer, vamos a resistir todas las presiones que sean.

El presidente mencionó que el precio de la gasolina en el mercado internacional está bajando y que la producción de petróleo crudo ha bajado en los últimos cuatro años; lo que afectó en el abasto de refinerías que «de por sí ya estaban trabajando a muy poca capacidad» por que se dejó de producir crudo ligero y «se tuvo que comprar».

Las refinerías están produciendo 200 mil barriles en promedio diario, pero consumimos 800 mil barriles. Se compran 600 mil barriles diarios en el extranjero.

A pesar de esto, Andrés Manuel aseguró que no existe un problema en el abasto de combustibles a nivel nacional, ya que hay buques tanque que «están llegando diariamente con gasolina».

Con respecto a la presentación de denuncias en contra de los responsables del robo de combustibles, señaló que las investigaciones se están realizando de conformidad con la ley, y aseguró que actuará con mucha responsabilidad, «no vamos, de ninguna manera, a señalar, a acusar a alguien sin tener elementos de prueba».

 


POB/PSC