Durante su visita a Huauchinango, Andrés Manuel López Obrador, presidente de México, se comprometió a vigilar que las elecciones extraordinarias en Puebla se realicen de manera libre y democrática, sin irregularidades que desencadenen en fraude electoral.

Para ello, pidió a los poblanos mantenerse unidos entorno al recién electo gobernador interino, Guillermo Pacheco Pulido, a quien ofreció su apoyo desde el gobierno federal para beneficiar a las personas más necesitadas de la entidad.

Voy a estar pendiente para que haya democracia (…) Voy a pedirle al Fiscal General y al Fiscal Electoral que cuide el proceso y que no se permita ninguna irregularidad de ningún fraude, esto lo quería dejar de manifiesto, de entrada por tratarse del estado de Puebla.

Desde que asumió el poder, es la primera visita oficial de Andrés Manuel López Obrador al estado de Puebla. La cita ocurrió este jueves 24 de enero en el municipio de Huauchinango, enclavado en la Sierra Norte, hasta donde llegaron cientos de personas de localidades indígenas como Pahuatlán, Naupan, Chignahuapan, Juan Galindo y Xicotepec de Juárez.

En la explanada de la Escuela Primaria Carlos I. Betancourt, Andrés Manuel López Obrador afirmó que después de la “situación especial” que se vivió en Puebla con el accidente aéreo en el que murió la gobernadora Martha Erika Alonso, su esposo Rafael Moreno Valle y tres personas más, comienza a sentirse la certeza y regresa “la normalidad” a la vida pública de la entidad.

Tenemos que salir adelante, enfrentar todas las adversidades, tenemos que superarnos, tenemos que unirnos todos y ahora como un momento de normalidad que ya se empieza a advertir, estamos aquí con el gobernador interino Guillermo Pacheco Pulido, apuntó.

Foto: Juan Manuel Vargas Alvarez

Durante su arenga, algunas personas que asistieron al encuentro con el presidente Andrés Manuel López Obrador comenzaron a murmurar, cada vez más fuerte, que el matrimonio accidentado de Moreno Valle Alonso se encuentra en Europa, escondiéndose de la justicia mexicana, lo cual generó risas.

El murmullo terminó cuando el presidente de México habló de la designación de Guillermo Pacheco Pulido como gobernador interino. Incluso, López Obrador celebró el consenso y unidad que generó al interior del Congreso del Estado.

Celebro el hecho de que casi por unanimidad se haya elegido a Guillermo Pacheco Pulido. Ningún voto en contra, esto dice algo, eso habla de que el licenciado Pacheco Pulido generó confianza, consenso para hacerse de los asuntos públicos, yo le deseo que le vaya muy bien en su periodo, que en la convocatoria a elecciones cuente con el respaldo y apoyo de todos los ciudadanos, resaltó.

En su turno, Guillermo Pacheco Pulido, gobernador interino de Puebla, tendió la mano al presidente López Obrador para trabajar con el gobierno federal para el engrandecimiento del país.

El priista, quien recibió rechiflas en su presentación, subrayó que Puebla tiene una vocación federalista y democrática, por lo que garantizó su colaboración para mantener la estabilidad y unidad entre los poblanos.

Los poblanos lo recibimos con el mayor de los entusiasmos y le manifestamos nuestro compromiso y disposición para colaborar y sacar adelante a nuestra gran nación. Puebla está llamada a seguir aportando al progreso de México, su presencia en la entidad es fundamental para nosotros, refirió visiblemente nervioso en un discurso preparado.

Foto: Juan Manuel Vargas Alvarez

Durante la visita de Andrés Manuel López Obrador se entregaron apoyos de la Secretaría del Bienestar a personas con discapacidad, adultos mayores, madres solteras, campesinos, estudiantes y jóvenes sin estudio ni trabajo.

Los programas, expresó Andrés Manuel López Obrador, se destinan, en una primera etapa, a las comunidades por donde pasan los ductos de Petróleos Mexicanos, con la intención de desalentar el robo de combustible, conocido como huachicol.

Finalmente, Andrés Manuel López Obrador, presidente de México, anunció que en Puebla inició la entrega de recursos del programa Sembrando Vida, enfocado a campesinos y pequeños productores, con la intención de plantar árboles frutales y maderables en al menos 50 mil hectáreas durante el primer año.

 

 


POB/PSC