Este fin de semana, miembros de la Caravana Migrante comenzaron su arribo a la ciudad de Puebla, con la intención de descansar y continuar su viaje hacia la Ciudad de México, y posteriormente, intentar cruzar la frontera norte con Estados Unidos en busca de mejores condiciones de vida.

Procedentes de Honduras, El Salvador y Nicaragua, el gobierno del estado informó que entre viernes y domingo se atendieron a 500 personas en los albergues dispuestos en territorio poblano. Sin embargo, al inicio de esta semana se espera la llegada de mil 600 migrantes más.

Hasta el momento han sido habilitados los albergues de las parroquias “La Asunción”, y “Nuestra Señora de los Desamparados”, pero se tienen considerados tres más, en caso de ser necesarios: el Polideportivo Xonaca y las iglesias de Guadalupe y San Felipe Hueyotlipan.

El gobierno de Puebla detalló que las tareas de atención a los miembros de la Caravana Migrante coordinan esfuerzos de la Secretaría General de Gobierno, así como las dependencias de Salud, Seguridad Pública, Fiscalía General del Estado, Comisión de Derechos Humanos y el Instituto Poblano de Atención al Migrante.

Ante ello, y conforme al protocolo de atención, la Secretaría de Salud brinda atención médica gratuita, la mayoría por afectaciones a las vías respiratorias, agua potable y kits de aseo personal, entre otros servicios.

En tanto, la Secretaría de Seguridad Pública resguarda la seguridad y la estancia de los migrantes a su paso por territorio poblano, mientras que la Comisión de Derechos Humanos de Puebla y la Subsecretaría de Prevención del Delito de la Secretaría General de Gobierno, vigilan que el trato a los migrantes sea respetuoso.


POB/AAG