OPINIÓN: Les presento al gobernador interino de Puebla

La demagogia y la propaganda estarán a la orden del día. Forme un criterio y no repita como merolico lo que le dicen otros, no haga teléfono descompuesto y luego opine sin recordar bien qué había escuchado.

jcsd-header

Vamos a jugar a que todos queremos ser gobernador de Puebla, bajo el pretexto de amar al estado. Supongo que amar al estado envuelve, a la sociedad, su cultura, calles, paisajes, etcétera.

Amando a Puebla, supongo queremos lo mejor. Sin embargo, hagamos una analogía, en lugar de jugar a amar a Puebla, juguemos a amar a una persona y que nos esforzaremos para lograr que sea nuestra pareja y mantenerla así, cuando menos seis años (porque es juego y lo vinculo con el sexenio de gobernador).

Si de amar a una persona se trata, para lograr su amor de vuelta, seremos muy cautelosos en nuestros movimientos, para “no regarla”. Tal vez le sonreímos, saludamos con un poco más efusivos que a los demás, le damos o regalamos algún detalle (como para que vaya viendo de qué se trata); y si somos tímidos lo extendemos en tiempo, pero si no, pronto le hacemos una invitación a una cita.

Dependiendo de nuestro carácter, le invitaremos el combo clásico de cine, más café o comida en restaurante caro y un paseo en algo “romántico”.

Pero ¿qué haremos si sabemos que tiene más pretendientes? Hay quienes dirán que por educación, no hablarán mal de los otros, pero… habrá quienes ataquen con toda herramienta a su alcance para desprestigiar a los demás. Y ahí es donde todo se va al carajo.

Todo se torna negativo, y probablemente las demás personas tratarán de advertir a quien está siendo cortejado, de la negatividad del pretendiente y sus posibles efectos. Los denostados evidentemente, se defenderán y tendrán dos opciones: negar y/o contraatacar.

Llegará el día que uno u otra relación de pareja se consolide, pero la batalla no habrá acabado. Será tiempo de las venganzas. Todos los que salieron afectados de alguna forma tratarán de descalificar o continuarán en la lucha por el amor planteado originalmente.

Ahora traslade todo esto a la gubernatura. Todos los candidatos, en la vida, han manifestado tener un profundo amor por Puebla; los Moreno Valle Alonso, no fueron la excepción, y quienes vienen a continuación, tampoco.

Aquí el tema, no es si el amor es sincero o no, es si usted se lo cree consiente o inconscientemente. Si decide que es más fácil decir “ay bueno, es que yo creo que…”, sin haber tenido un gramo de información, solo guiándose por lo que “los demás dicen” y sin analizar.

La demagogia y la propaganda estarán a la orden del día. Esto último lo digo porque opinan que X candidato “no tiene madre ni vergüenza” si se lanza de nuevo; y de Y (que vilmente negoció con los morenovallistas), y ya avisó que quiere ir de nuevo, ni lo tocan. ¿Opinarán del Z, con todo y sus declinaciones por MEA?

No caigamos en ser esa persona que, una y otra vez tiene relaciones tóxicas y cuando puede llegarle una buena, la boicotea. Revise perfiles, lea, analice. Forme un criterio y no repita como merolico lo que le dicen otros, no haga teléfono descompuesto y luego opine sin recordar bien qué había escuchado.

Como “post data”, hay que estar a favor de las fotomultas, reducen velocidades y salvan vidas. Pero señores del gobierno, sean legales. Si su afán es disminuir accidentes, avisen dónde están y ahí déjenlas, no las pongan ambulante ocultas en carros sin rotular.

Por leer hasta aquí, gracias.

Pueden contactarme en: [email protected] y en Twitter, a través de:

Juan Carlos Sánchez Díaz es un periodista multimedia, director de Poblanerías.com y docente universitario. Ha colaborado en diversos medios y agencias de noticias nacionales e internacionales, así como en conferencias. Es Diplomado en Periodismo de Investigación por el CIDE; Master en Periodismo y Comunicación Digital por la UAB y Maestro en Comunicación y Medios Digitales por la UDLAP.


POB/AAG