OPINIÓN: Tecnología contra el desabasto

La información importa, así como la forma en la que se mueve. No tiene sentido seguir fomentando el enfrentamiento.

ISRAEL-columnas-headers-poblanerias

Uno de los temas sobre el que ha habido interés generalizado durante los días más recientes ha sido la dificultad para obtener gasolina en algunas localidades. Si bien las razones que llevaron a este escenario tienen consecuencias y opciones con suficiente material para el debate, este espacio no es el indicado para ello.

Lo que vale la pena destacar es el rol que puede jugar la tecnología en este caso y en otros similares en los que la movilidad motorizada a gasolina se ha visto afectada de cierta forma. Por ejemplo, uno de los más recurrentes en la Ciudad de México ha sido el de las contingencias ambientales que han promovido esquemas agresivos de “Hoy no circula”.

En general, he podido observar un par de tendencias. Por un lado, existen grupos de personas que se pronuncian por aprovechar la coyuntura actual para pensar en nuevos esquemas de movilidad que privilegien medios no motorizados como la bicicleta. Para que esto sea efectivo es necesario contar con infraestructura adecuada para ello y un pensamiento colectivo diferente al actual. Puede ser benéfico para la comunidad en general y valdría mucho la pena redoblar los esfuerzos en la materia, sobre todo cuando la administración municipal actual cuenta con funcionarios cuyo trabajo desde la sociedad civil organizada invita a la confianza.

Sin embargo, además de pensar en otras opciones de movilidad, la tecnología tiene un rol importante también. Por un lado, las opciones de trabajo remoto cobran mayor relevancia, porque no solamente disminuyen los tiempos de traslado (en realidad los desaparecen), sino que permiten adoptar un nuevo paradigma de trabajo. Estas herramientas además pueden ayudar a aumentar la productividad de los equipos al diversificar las opciones de comunicación.

En relación a la comunicación, las aplicaciones y servicios basados en Internet también pueden ayudar a llenar vacíos de información, los cuales suelen ser un ambiente fértil para la difusión de rumores. Ya han circulado algunos mapas con las ubicaciones de las estaciones de servicio que cuentan con combustible y aquellas que se han quedado sin reservas. Estos mapas no solo ayudan a mostrar gráficamente el nivel y ubicación del desabasto, sino que ayudan a que los usuarios tomen decisiones informadas.

En conclusión, la información importa, así como la forma en la que se mueve. No tiene sentido seguir fomentando el enfrentamiento entre grupos de personas con base en falacias lógicas (como la apelación al ridículo) ni haciendo uso de recursos con información falsa. Ya no estamos en campaña y ni siquiera entonces era aceptable.

Pueden contactarme en: israel@irosasr.mx y en Twitter, a través de:

Israel Rosas es analista de políticas de Internet que se desempeña en la intersección entre tecnología y comunicación, con experiencia en procesos regionales y globales. Es egresado de Ingeniería en Comunicaciones y Electrónica por el Instituto Politécnico Nacional.


POB/AAG