Practicar sexo durante el embarazo provocará, entre otros beneficios, mayor placer, además de fortalecer la comunicación y confianza en la pareja, consideró la experta en sexología Francisca Molero, de la Universidad de Barcelona, España.

De acuerdo con la especialista, esta sensación placentera tiene su origen en el aumento de lubricación y de sensibilidad, debido a la existencia de una mayor vascularización, es decir, una mayor irrigación sanguínea en las zonas genitales. Esto produce que el goce sea mayor.

En una entrevista para El Diario de España, Francisca Molero las parejas tienen la posibilidad de cumplir una fantasía recurrente: tener sexo con una embarazada.

De hecho, las mujeres buscaron 27 por ciento más el término de «sexo con embarazadas» en comparación con los hombres, según datos de PornHub, el mayor sitio de pornografía en internet.

Gráfico: PornHub

Esta situación, detalló Francisca Molero se debe a que “las nuevas curvas” y el aumento en el tamaño y firmeza de los senos y de otras partes del cuerpo femenino, resultan atractivos y excitantes para muchas personas.

Incluso, si la pareja realizó una búsqueda larga y estresante del embarazo, el sexo también funciona como catalizador y punto de fuga, pues representa la celebración del objetivo cumplido.

Además, durante el embarazo, para muchas parejas, resulta placentero que no exista la necesidad de métodos anticonceptivos, por lo que podrían disfrutar del sexo con plenitud.

Finalmente, la especialista de la Universidad de Barcelona abundó que las relaciones sexuales durante el embarazo también tienen un efecto positivo en la salud de la mujer, pues fortalecen el suelo pélvico, los músculos, ligamentos y nervios que sostienen al útero adquieren fuerza, mientras que existe mayor presión en la vagina, uretra, vejiga y recto.

“Cuanto más fuerte y elástica se encuentre esa zona, menores serán los riesgos de padecer desgarros y otras disfunciones durante el parto, y más rápida la recuperación posterior”, explicó la sexóloga española.

Posiciones sexuales durante el embarazo

Ante ello, te presentamos las cinco posiciones más recurrentes para practicar durante el embarazo.

Cara a Cara
Es ideal durante los nueve meses del embarazo, dependiendo de la comodidad de la mujer. Esta posición permitirá a las mujeres permanecer recostada y reforzar los lazos de comunicación frente a frente con la pareja. Si presenta mareos, se pueden colocar almohadas bajo la espalda.

Gráfico: BabyCenter

A la orilla de la cama
Ideal durante todo el embarazo, dependiendo de la comodidad. En esta situación, la mujer puede cruzar las piernas por detrás de la espalda de su pareja, controlando el ritmo de la penetración y acercando los cuerpos. Las manos quedan libres.

Gráfico: BabyCenter

Cucharitas
A partir de los 6 meses de embarazo, se recomienda con almohadas bajo el abdomen y rodillas. En esta posición la penetración es superficial, mientras las manos quedan libres para estimular las zonas erógenas.

Gráfico: BabyCenter

Mujer On Top
Durante todo el embarazo, de preferencia antes de las 8 meses. Para tener mayor apoyo y control, la mujer puede arquear la espalda y apoyar sus manos sobre la cama o piernas de su pareja. Es una posición excelente para el sofá. Esta es la posición, considerada por estudios, como la que proporciona mayor placer a las mujeres.

Gráfico: BabyCenter

De Perrito
Ideal para todos los trimestres del embarazo, principalmente para los últimos. Es una posición que libera la presión del abdomen y pelvis en la mujer. La penetración es profunda, por lo que la pareja debe conducirse con precaución.

Gráfico: BabyCenter

En «V»
Es ideal para los primeros seis meses y posiblemente durante el último mes de embarazo. En esta situación, la pareja hará todo el trabajo mientras la mujer se relaja y disfruta. Para evitar los mareos provocados por estar boca arriba, se deben colocar almohadas en la espalda y girar levemente hacia la izquierda.

Gráfico: BabyCenter


POB/AAG