Revientan 15 ‘toritos monumentales’ en Tepontla en honor a San Antonio

Los coheteros de Tepontla destinan hasta 5 mil pesos en elaborar un 'torito' y ofrecer su quema a San Antonio Abad, pidiendo protección.

Son las 19 horas del 17 de enero. El sol dejó de alumbrar hace un buen rato y el frío se siente en la cara. Las personas comienzan a congregarse en la explanada de la Parroquia de San Antonio Abad, en la junta auxiliar de Tepontla. Los niños juegan a corretearse unos a otros, con las manos señalando en su cabeza unos cuernos, como simulando toros. Sus madres platican entre sí y dejan a los niños correr por todos lados. A lo lejos se escucha música de Banda. ‘Ya vienen los toritos’, se escucha en el murmullo de las personas.

Un kilómetro abajo, a pie de carretera, 15 ‘toritos monumentales’ se enfilan hacia esta iglesia del municipio de San Pedro Cholula. Decenas de personas los acompañan. La caravana está encabezada por los mayordomos parroquiales y la imagen de San Antonio Abad y la Virgen de Guadalupe. Un grupo de música de banda no deja de sonar. Detrás de ellos, niños, mujeres y hombres cargan estructuras monumentales repletas de pirotecnia.

Desde la tradicional forma del toro, hasta un perro, una estrella, una ardilla y dos caballos, fueron apareciendo uno a uno, mientras las personas les tomaban fotos a su paso, antes de explotar y quedar en mil pedazos.

Foto: Arturo Alfaro Galán

La pirotecnia es una de las actividades económicas más importantes en San Cristóbal Tepontla, decenas de familias tienen un taller –registrado ante el Ejército Nacional Mexicano– para la fabricación de cohetes, cohetones y castillos multicolores. El manejo de la pólvora les ha valido para sostener contratos con grandes empresas del sector turístico, restaurantero, religioso y de gobierno, principalmente.

Por ello, cada 17 de enero desde al menos 110 años, los coheteros de San Cristóbal Tepontla destinan hasta 5 mil pesos para elaborar un torito monumental y ofrecer su quema en honor a San Antonio Abad, a quien le piden protección al momento de realizar su trabajo. En los últimos cinco años han muerto cuatro personas al realizar cohetes en esta localidad.

Después de la caminata, los ‘toritos monumentales’ ingresaron a la explanada de la iglesia, ubicada en el corazón de la junta auxiliar de San Pedro Cholula. La música de banda siguió tocando y no paró durante toda la noche. Una persona en el templete instalado en el lugar pidió a los niños acercarse con su ‘torito’ y prenderlo. Dos grupos alertas de Bomberos y Protección Civil de San Pedro Cholula vigilaron de cerca.

Decenas de niños y jóvenes, de entre 5 y 15 años, comenzaron la fiesta. Uno a uno, fueron prendiendo los 5 ‘toritos’ que cargaron los pequeños. Risas y aplausos encendieron la noche. El frío ya no se sentía en la explanada, que llegó a albergar unas 200 personas.

Foto: Arturo Alfaro Galán

Una pausa larga en la música marcó el inicio para la quema de los 15 ‘toritos monumentales’, que llegaron a medir 3 metros de altura y 4 metros de largo. El primero fue la ardilla, siguieron los tradicionales toros, un caballo, la estrella y un perro gigante. A ritmo de Banda, hombres y mujeres no se resistieron a torear a la figura de pirotecnia y sentir la adrenalina de sentir las luces y los cohetones entre sus pies. El olor y el humo de pólvora se esparcieron por todo el lugar.

Entre la ‘cohetiza’ y ‘corretiza’ de los toritos, un hombre de unos 35 años de edad cayó al piso y fue alcanzado por uno de los toritos. Los cohetes le reventaron con fuerza en la ropa. Sin causarle quemaduras de seriedad, el hombre fue atendido por el cuerpo de Protección Civil.

En tanto, en otro punto de la iglesia de Tepontla, los organizadores montaron un castillo de luces, colores y sonidos. Las mujeres y adultos mayores, principalmente, presenciaron el espectáculo que alumbró la localidad, mientras los niños más pequeños corrían alrededor. La quema de esta estructura, montada por los mayordomos parroquiales, marcó el final de la celebración anual en honor a San Antonio Abad en San Cristóbal Tepontla, que el próximo año regresará con nuevos protagonistas monumentales.

 

 


POB/LFJ