Jair Bolsonaro, presidente de Brasil, aprobó un decreto para autorizar al Ministerio de Agricultura actuar sobre las tierras reclamadas por pueblos indígenas.

Además, decidió trasladar la agencia de asuntos indígenas a un nuevo Ministerio de Familia, Mujeres y Derechos Humanos, por lo que la decisión clave sobre los reclamos territoriales estará en manos de Agricultura.

El decreto firmado forma parte de las primeras acciones tomadas en su gobierno, luego de rendir protesta como presidente de Brasil.

De acuerdo con la agencia Reuters, Bolsonaro es criticado por ambientalistas, pues existe el temor que el decreto sobre las tierras indígenas será utilizado con fines comerciales, pues se destruirían culturas e idiomas nativos al integrar a las tribus en la sociedad brasileña.

Durante su toma de protesta, Jair Bolsonaro destacó que liberará al país del socialismo y la corrección política, además se pronunció contra la violencia y la corrupción.

Incluso, se refirió a una nueva reforma al sistema de pensiones, la cual podría generar ahorros de hasta 50 mil millones de reales, valuados en 129 mil millones de pesos, en la próxima década.

La reforma al enorme sistema de pensiones de Brasil estará entre los principales desafíos de Bolsonaro, quien debe aún construir una base de apoyo en el Congreso.

Para entrar en vigencia como una ley, los decretos necesitan ser aprobados por el poder legislativo.


POB/AAG