El Santo, uno de los mejores luchadores en México, es recordado a 35 años de su muerte.

Rodolfo Guzmán Huerta, quien dio vida a El Santo, murió el 5 de febrero de 1984, siendo uno de los iconos de la lucha libre mexicana que tuvo una vida de éxitos arriba y abajo del cuadrilátero.

El Santo nació el 23 de septiembre de 1917 en Tulancingo, Hidalgo, y desde muy joven se inició en la lucha libre, conociendo las técnicas y secretos del deporte.

Inició su carrera en el mundo de la lucha libre con el nombre de Rudy Guzmán; aunque también utilizó los nombres de El Hombre Rojo y Murciélago II, aunque este fue prohibido por la Comisión de Box y Lucha al existir un Murciélago.

En 1942 se presentó como El Santo, en la esquina ruda de la antigua Arena México, donde fue despedido entre abucheos.

Entre sus logros se cuentan trofeos y títulos, así como las máscaras de Black Shadow, Espanto I y El Gladiador, entre otras; y cabelleras como Bobby Bonales, René Guajardo y Perro Aguayo, además de otras, en épicas batallas.

Abajo del ring, se volvió una especie de superhéroe cuando se comenzó a publicar la historieta Santo, el Enmascarado de Plata, convirtiéndolo en el primer personaje luchador de la historieta mexicana.

Posteriormente, saltó al cine, donde protagonizó 52 largometrajes de enorme éxito en taquilla no solo en México, sino en gran parte de América Latina, España y algunos lugares tan distantes como Líbano o Turquía.

Nunca perdió la máscara, solo mostró parte de su rostro en televisión. En septiembre de 1982 se despidió de manera definitiva del ring en el Toreo de Cuatro Caminos.

 

 


POB/LFJ